Archivo de la etiqueta: Viajes

Camino de Santiago

Estándar

¡Hola, holita!

El mes pasado estuve haciendo el Camino de Santiago Primitivo con mi madre, y quería compartirlo con vosotros.

Comenzamos en Oviedo el pasado 9 de Mayo. Éramos jóvenes e inexpertas y estábamos llenas de ilusión. Aunque ya empezamos con problemas para sellar la credencial del peregrino (la catedral no abre hasta las 10), finalmente encontramos una iglesia abierta y pudimos comenzar nuestro viaje.

En la primera etapa llegamos hasta San Juan de Villapañada, poco después de Grao. El primer día la verdad que yo lo llevé bien, aunque al final de los 30 km mi espalda ya resentía el peso de la mochila (unos 6 o 7 kg), la verdad que no lo lleve tan mal como esperaba… Otra cosa es mi señora madre, que con mucha ilusión al principio, a poco más tira la mochila por el primer puente que vió. Obviamente, como comenzamos ese día, tambien era nuestra primera noche en un albergue aclarando nuestras dudas y temores con el hospitalero Domingo y otros peregrinos.

Conforme los días pasaban y las etapas se hacían más duras atravesando montañas y pasando Salas, Tineo y un sinfín de pueblines por el camino, la espalda y los pies se iban resintiendo más. Me salieron rozaduras en los talones que por momentos me provocaban calambres en los pies, y el dolor de espalda por culpa de la mochila no hacía más aumentar. Comenzamos a incluir en nuestra dieta diaria ibuprofeno y paracetamol además de untarnos diariamente en cremas y potingues para calmar el dolor de articulaciones y músculos.

Pero aunque lo parezca, estas vacaciones no fueron una tortura. Más bien lo contrario, el dolor de músculos, articulaciones y pies, era compensado con creces por las conversaciones en el camino,  la camadería en los albergues, la superación personal, los momentos de risa, los momentos de silencio y los lugares mágicos que nos fuimos encontrando por el camino.

Durante los 13 días que duró nuestro camino, sólo en un momento se me pasó por la cabeza abandonar. Durante la etapa de Los Hospitales, donde el cansancio, la lluvia, el viento y la niebla, las rozaduras en los pies y la mierda de la capa impermeable, me hicieron añorar el calor de una tarde de sofá y Netflix. Aquella noche decidimos dormir en un hotel, porque nosotras lo valemos, y ya al día siguiente contiuamos nuestra aventura con las mismas ganas.

En el camino vives el día a día. Te levantas y comienzas a caminar. Tus planes no llegan más allá de llegar al hotel y tomarte una cerveza. Los días los cuentas en etapas y no en días. Ya no hablas del martes o el miércoles, sino de la etapa tal o cual. Lo mismo con las personas, en la mayoría de los casos no sabes a qué se dedican, cómo son sus vidas, si tienen familia, pero se convierten en compañeros de camino.

El Camino fue, sin duda, una experiencia inolvidable que, incluso en los momentos más dolorosos, supe que no se puede quedar sólo en una vez. Me gustaría hacer otros caminos, sin embargo, el camino Francés probablemente quede descartado. Mi experiencia en las etapas en las que el Primitivo se junta con el Camino Francés no es tan buena. Una vez los peregrinos del Francés se une, el camino se vuelve una verbena. La gente se va parando en todos los bares que se encuentra (que por cierto son un montón), muchos hacen largos tramos en taxi, otros envian las mochilas por correos, otros hacen las tres cosas a la vez. Además los tramos por carretera se incrementan y se convierten en una tortura para los pies.

Os dejo con unas cuantas fotos de nuestra aventura y ya de paso, dedico esta entrada a mi madre y a nuestros compañeros de camino Iván y Manu.

Un beso corazones.

13340579_10209661939370083_1015602012_o (1)

A la salida, en la catedral de Oviedo. ¡Cuánta ilusión e inocencia!

13313776_10209662222617164_121544994_o

Muchos bosques…

13323927_10209662212856920_23238857_o

y ríos

13324219_10209662225457235_253171421_o

Vista desde el albergue de Borres

13321191_10209662220017099_1722441323_o

Molino en algún lugar

13323862_10209662230817369_1430277665_o

En la ruta de Los Hospitales

13321013_10209662243497686_937386785_o

Ermitas por doquier

13321165_10209662251457885_2066626991_o

De vez en cuando hay que descansar

13321092_10209662253337932_763311020_o

Lugar de descanso y ¿meditación?

13313909_10209662250777868_2143387377_o

En Lugo

13324366_10209662240137602_1029950622_o

Mi madre buscando a la bruja de Blair

13340624_10209662245177728_1654048584_o

Más iglesias en el monte

13324368_10209662242297656_2063455908_o

En la frontera galaico-asturiana

13324167_10209662246537762_1642907435_o

Casa abandonada

13340683_10209662260098101_172456797_o

Monte do Gouzo

13340387_10209662258378058_681085037_o

En Santiago

13313742_10209662270418359_1394914756_o

Plaza del Obradoiro

Anuncios

Lanzarote!!! Con Barbie Geóloga

Estándar

Soy lo peor. Lo sé. Llevaba más de un mes sin actualizar el blog. No tengo excusas. Puedo prometer y prometo que actualizaré el blog más a menudo, como si no tuviera cosas para contaros.

¡Las semanas pasadas estuve de trabajo de campo! ¡Por fin! Tuve la oportunidad de acompañar a los estudiantes de 3º y 4º  de Geología y de Ciencias Planetarias de mi universidad a Lanzarote.

Pero no fui sola, esta vez me acompañó Barbie Geóloga que se lo pasó genial entre coladas de lava, tubos volcánicos y conos de cenizas. ¡Incluso hizo amigos!

Durante el viaje, visitamos varios lugares. Algunos más turísticos como el Mirador del Río.

CAM01803

Vista de la Isla La Graciosa desde el Mirador del Río, al norte de la isla de Lanzarote. El canal que separa las dos islas se llama El Río debido a su poca profundidad y a su escasa anchura.

La playa del El Golfo

Depósitos volcánicos en la playa de El Golfo.

Depósitos volcánicos en la playa de El Golfo. Cenizas hacia la izquierda de la imagen (rojo y negro), paleoplaya en la base (amarillo), depósitos piroclásticos a la derecha de la imagen.

O las Salinas de Janubio

Barbie Geóloga y su amigo Rhino de Leeds disfrutando de un descanso en Las Salinas del Janubio

Barbie Geóloga y su amigo Rhino de Leeds disfrutando de un descanso en Las Salinas del Janubio

El trabajo a realizar por los estudiantes era una cartografía de las coladas de lava que tuvieron lugar en la isla en 1730 y 1824. La imagen de las coladas de lava es impresionante: kilómetros y kilómetros cubiertos por una cantidad increible de lava.

Coladas de lava entre las Salinas del Janubio y El Golfo. La textura en bloques de estas coladas son típicas de las lavas aa.

Coladas de lava entre las Salinas del Janubio y El Golfo. La textura en bloques de estas coladas son típicas de las lavas aa observadas desde lo alto de un cono de cenizas. A la derecha se observa una pequeña caldera.

Barbie Geóloga posa delante de coladas de lava Pahoehoe. Estas coladas de lava tienen aspecto cordado.

Barbie Geóloga posa entre coladas de lava Pahoehoe. Estas coladas de lava tienen aspecto cordado.

CAM01868

Barbie Geóloga os enseña la textura de las lavas pahoehoe.

Otra de las características que fueron analizadas por los alumnos fueron los tubos volcánicos. Cuando la lava fluye, su exterior se enfría antes por el contacto con la atmósfera sin embargo, en el interior la lava sigue fluyendo durante más tiempo siguiendo la pendiente. Cuando la erupción cesa, la lava continua dejando tras de si un tubo vacío. Esto es de gran interés para la exploración espacial ya que se estudian como posible habitats para futuros asentamientos humanos por ejemplo en La Luna.

Tubo volcanico. Cuando parte del techo del tubo volcánico colapsa se forma un skylight, o apertura como la que nos permite ver el tubo aqui.

Tubo volcanico. Cuando parte del techo del tubo volcánico colapsa se forma un skylight, o apertura como la que nos permite ver el tubo aqui.

Algunas lavas contienen fragmentos verdes en su interior que por aquí llaman olivinas. Estos fragmentos verdes están formados mayormente por el mineral olivino. Se llaman xenolitos (xeno- significa extranjero, -lito significa piedra) y son de gran importancia porque son muestras de la manto terrestre superior que son incluídos en el magma durante su ascenso desde el manto.

Barbie Geóloga posa sentada en las muestras de xenolitos que ha recogido.

Barbie Geóloga posa sentada en las muestras de xenolitos que ha recogido. Observar el color verde de los xenolitos.

Un geólogo de campo siempre debe llevar su lupa. Barbie lo sabe y observa las características de un xenolito.

Un geólogo de campo siempre debe llevar su lupa. Barbie lo sabe y observa las características de un xenolito.

Era mi primera vez como ayudante de profesor en campo y andaba yo un poco nerviosa pero todo salió estupendamente. Fue agotador, porque fueron muchos días seguidos de trabajo pero tanto los alumnos (36 nada menos), como los profesores y los ayudantes lo disfrutamos muchísimo. En mi caso además, agradecí enormemente abandonar durante un par de semanas la fría y húmeda Londres.

Último día. Relax en la playa de El Golfo tras 10 días intensos en el campo.

Último día. Relax en la playa de El Golfo tras 10 días intensos en el campo.

Un beso corazones.

Vacaciones en Noruega

Estándar

Estas vacaciones he vuelto a Noruega. Tras mi pequeña escapada en Noviembre a Oslo esta vez fuimos a casa de la familia de mi novio en Sandnes, desde donde tuve la oportunidad de conocer aparte de Sandnes, Stavanger, Lysefjord y algún que otro lugar. La verdad es que tuvimos muchísima suerte ya que salvo el primer día que llovió, el resto de los días estuvo despejado y muy soleado así que pudimos disfrutarlos.

Sandnes es una ciudad dormitorio de Stavanger que está sufriendo un aumento notable de la población gracias a la industria petrolera. La verdad es que la ciudad no tiene nada relevante, sin embargo, en sus alrededores se ha construído un carril bici que permite dar un agradable paseo si el tiempo acompaña. En mi caso no acompañó mucho y acabé como una sopa… También tuvimos la oportunidad de recorrer en coche parte de la costa con un par de paradas en Ølberg y otros pequeños puertos de la zona.

CAM00037CAM00016

Pero desde que llegué, mi obsesión era subir al Púlpito. Tras bastante insistir y algún refunfuño, convencí a mi novio de ir (él creía que no habría transporte para llegar pero haber, había). Desde Stavanger cogimos un ferry para cruzar el fiordo hacia Tau. Desde allí un autobus nos llevó a Preistekolen Mountain Lodge, que es el punto de partida de la senda que nos lleva al Púlpito. Se tarda aproximadamente 4 horas entre ir y volver y el recorrido no es complicado, pero no os engañéis que tampoco es suave. Para nada.  Hay varias subidas muy empinadas en las que casi me dejo el esófago y conforme nos acercamos al Púlpito hay un par de momentos en los que la altura y la cercanía al precipicio da bastante yuyu. Pero merece la pena.

 

CAM00139
La ciudad de Stavanger es una ciudad bastante pequeña, y se nota, y será por eso que me gusta. En el puerto hay varios bares y restaurantes con terrazas donde se ve mucho ambiente, cuando nosotros pasamos por allí había además música en directo. En el puerto muchas veces se pueden ver cruceros en sus recorridos por los fiordos. Lo que más me gustó de la ciudad fue su zona antigua, donde vivían antiguamente los pescadores. Las casas blancas de madera me recuerdan a las postales navideñas y a los cuentos infantiles. No tuvimos tiempo a visitar el museo del petróleo, como era mi intención, para la próxima supongo.

CAM00277

Una de las actividades que más me gustó fue un recorrido en barco por el Lysenfjiord. 3 horas inmersos entre las escarpadas paredes del fiordo, las pequeñas islas con sus casas y el impresionante paisaje.

CAM00201 CAM00271

No puedo negar que me encanta Noruega, de lo que vuelvo y volveré siempre a quejarme es de los precios de todo, muy bonito todo pero no es una buena opción si se busca un lugar baratito. Ahora bien, una vez en la vida al menos, hay que hacer este viaje.

Un beso corazones.

 

Tour por Camden Town

Estándar

Se acerca la primavera, las vacaciones de semana santa, luego llegará el verano y Londres se llenará de turistas españoles. Bueno siempre está lleno de españoles, somos una plaga, currantes, o turistas de fin de semana. Así que creo que es hora de que os cuente lugares que ver y cosas que hacer en mi barrio: Camden Town.

Camden mola. A pesar de mi relación amor-odio con Londres, tengo que reconocer que me gusta Camden. No es un lugar bonito, en el sentido estético de la palabra, pero siempre hay movimiento, está repleto de gente extravagante, conciertos de rock y tiendas raras.

Recomiendo comenzar el día en Camden desayunando en Leyas es un lugar muy cuqui, muy cerca de la estación de metro de Mornington Crescent en Camden High Street. El local es muy acogedor y relajante, tienen un café buenísimo pero lo mejor de todo son sus estupendas tartas caseras. Yo recomiendo especialmente su Velvet Cake, está que te mueres. Es un buen lugar para planear el resto del día.

File:Camden High Street 2009.JPG

Tiendas en Camden High Street.

Continuamos nuestro viaje hasta el mercado caminando por Camden High Street. A lo largo de la calle, y especialmente en su tramo final nos iremos encontrando con tiendas de ropa de segunda mano, zapaterías, tiendas de souvenirs. etc… Tambien podéis haceros un tatuaje o un piercing. Es interesante ver las decoraciones de los edificios conforme nos acercamos al mercado. ¡Ojo! hay un mercadillo cerca de la entrada del metro de Camden Town, la mayoría de sus puestos son iguales, con las mismas cosas, un cartel verde lo anuncia como “Camden Market” pero no es el mercado de Camden famoso. El mercado de Camden, uno de los lugares turísticos de Londres por excelencia, está situado en unas antiguas caballerizas (también aparece como “Camden Stables Market” o “Camden Lock”) y está repleto de puestos de ropa de todo tipo, accesorios, regalos… donde podemos pasarnos horas rebuscando y encontrando cosas interesantes. Pero si hay una tienda que hay que visitar sí o sí esa es Cyberdog. Su puerta está flanqueada por dos androides gigantes mientras en el interior gogos bailan al ritmo de música electrónica. Consta de varios pisos donde puedes adquirir desde souvenirs o moda a juguetes eróticos, todo ello claramente inspirado en el género de ciencia ficción cyberpunk. Me encanta esta tienda aunque personalmente tengo problemas para entrar en ella por la mañana. Soy una persona de lento despertar y meterme en un lugar con tanto neon y música electrónica a tope nada más levantarme pues me cuesta, pero oye, hay que verlo. En el mercado existen varias áreas donde sirven comida rápida y bancos con mesas para comerla, aunque no siempre están disponibles. Sea como fuere en el mercado vais a tener que lidiar con cientos de turistas sacando fotos, mirando mapas, moviéndose como patos mareados… los fines de semana son insufribles, ya os aviso por si no os gustan las aglomeraciones.

Entrada a Cyberdog en el Mercado de Camden.

Detalle en el Mercado de Camden.

Tras varias horas deambulando por el mercado podemos ir a relajarnos al Regent´s Park. Uno de los parques más grandes de Londres (más de 150 hectáreas), personalmente el que más me gusta. El parque tiene un camino circular exterior y otro interior. También tiene su lago,  con sus botes como debe ser, hay varios jardines con flores y plantas más exóticas. Recomiendo visitar los  “Queen Mary´s Gardens”  que se encuentra en el círculo interior. Creo que en algún lugar centrar también tiene una cafetería que supongo tendrán unos precios desorbitados. Tengo la suerte de vivir a menos de 10 minutos caminando así que en los días soleados suelo ir a pasear, o a hacer algo de ejercicio a este parque. 

Regent´s Park. En verano obviamente, hace ya un montón que no veo el cielo tan azul.

Para cenar mi lugar favorito de todo Camden es The Blues Kitchen en Camden Hight Street. Su menú está inspirado en la cocina sureña americana, tiene más de 80 variedades de Bourbon y lo más importante, rock y blues en directo la mayor parte de los días de la semana. Me gustan especialmente los Domingos porque tienen una jam session alucinante. Es un pelín caro, pero la calidad de la comida y de la música es excelente así que lo merece.

Para salir de parranda en Camden Town hay muchos sitios. Personalmente me gusta el rock y Camden es el lugar rockero por excelencia de Londres. Recomiendo visitar el pub The World´s End. Me encanta su decoración y su música (rock, punk, metal). En sus sótanos se encuentra el Underworld un club nocturno conocido por sus conciertos de bandas emergentes de la escena rock-metal-hardcore. Muy cerca se encuentra el Ellectric Ballroom. Es un club con más de 70 años de antigüedad de dos plantas donde se puede escuchar desde old-school rock hasta metal, grunge, etc… Sus eventos están considerados de los mejores en la escena rock-metal, además de sus noches Inferno, el primer viernes de cada mes (osea hoy), los eventos Gothic-Alt-Industrial más grandes de todo Londres.

Hay muchos más pubs y clubs que todavía no probé, así que no puedo opinar, pero prometo hacerlo pronto.

Un beso corazones.

Nota: como no tengo cámara de fotos todas las fotos están sacadas de Wikipedia. 

Viaje a Oslo

Estándar

Hace 10 días me fui de viaje a Noruega. Tenía ganas de largarme de la gris, sucia y agobiante Londres, así que cuando mi susodicho me comentó de que se piraba sin previo aviso a Oslo de concierto me subí a su lomo y me embarqué con él. Fueron 3 días maravillosos, me lo pasé genial y Noruega tiene muy buena pinta. Aún así hay varias cosas a tener en cuenta si pensáis visitar Oslo.

Noruega es súper cara. Súper súper cara así que si buscáis una escapada de fin de semana baratina, Oslo NO es el destino ideal. Segun el índice Big Mac, Noruega es el país más caro del mundo y por un menú del McDonalds´ puedes desembolsarte la friolera de 10 euros. Los museos se pagan, aunque para variar no son precios desorbitados. Por suerte con el carnet de estudiante te rebajan aproximadamente el 45%. En el transporte público, que tampoco es moco de pavo, también hay descuentos para estudiantes, menos mal porque en 3 días se te pueden ir, entre pitos y flautas, más de 300 euros.

Por otro lado, yo viajé a finales de Noviembre-principios de Diciembre. Por estas fechas amanece a las 8:30 y a las 4 de las tarde ya es de noche. Es un poco deprimente sí, además si le añades una temperatura exterior de -5 grados centígrados ni te cuento. Por suerte yo me preparé como si fuera a la Antártida (calcetines térmicos, jerseys de lana a tope, gorro, manoplas, bufanda que me daba tres vueltas,…) así que no pasé nada de frío.

Oslo es una ciudad bastante pequeña y apañada. No es un bellezón de ciudad en plan Praga, Paris o Amsterdam pero me pareció muy cómoda para moverte. Una de sus ventajas es que a 20 minutos de metro te encuentras en plena estación de ski. Holmekollen Skijump. Allí, además de una vista impresionante de la ciudad, puedes ver el Museo de Ski que está bastante bien, el salto de ski de acero más alto del mundo, incluso puedes subir a lo alto, si el viento te lo permite. Tiene un simulador de saltos que, aunque interesante, puedes pillarte un mareo de coj… Además, paseando te encuentras con una fantástica iglesia de esas de madera típicas, algunas estatuas interesantes y una tienda de souvenirs con objetos muy chulos (y caros).

Holmekollen Skijump!!

Holmekollen Skijump!!

 

Entre la estación de Ski y la estación de metro te encuentras con un restaurante, Holmekollen Restaurant. Es un edificio muy bonito que recuerda a una cabaña de ski. Decorado con muy buen gusto tiene una chimenea enorme, unas vistas impresionantes al fiordo de Oslo y la comida es de una calidad excepcional. Aunque para cenar es extraordinariamente caro, para comer tienen ofertas muy interesantes y asequibles.

Volviendo a la ciudad, el Palacio Real y el Parlamento noruego se encuentra en ambos extremos de una amplísima avenida con el Teatro Nacional en medio. Ninguno de estos 3 edificios es especialmente espectacular, aunque es el orgullo de sus ciudadanos. Merece la pena pasear por la avenida y escuchar a los músicos callejeros y el ambiente. Hay además varios restaurantes y tiendas. El ayuntamiento de la ciudad es un icono, a mí personalmente me recordó mi instituto de Avilés, el Suanzes.

Por encima del Parlamento noruego te encuentras varias calles comerciales peatonales. Como se acercan las Navidades, estaban decoradas con luces y adornos navideños, así que estaba todo muy bonito. Merece la pena pasear por esta zona de la ciudad.

Dos museos imprescindibles son el Museo de los Barcos Vikingos donde puedes ver varios barcos vikingos, así como otros objetos encontrados en 3 tumbas. Es bastante pequeño pero en un paseo (si no hace mucho frío) te puedes acercar al Museo Folklórico Noruego. Este sí que es una pasada. Es un museo al aire libre donde existen réplicas de edificios tradicionales noruegos: una iglesia, una escuela, casas, cabañas, tiendas, etc… además si vais en temporada alta, actores vestidos con los trajes tradicionales realizan actividades. Cuando yo fui estábamos prácticamente sólos y comenzaba a anochecer así que más bien parecía un pueblo fantasma pero me encantó igualmente. No visité  el museo del Premio Nobel de la Paz, leí varios artículos sobre él y no muy buenas críticas así que pasé.

Parlamento de Noruega

Parlamento de Noruega

Centro de Oslo

Centro de Oslo

Para cenar baratillo, recomiendo un restaurante que hay a un lado del Parlamento. Pertenece a una cadena danesa, Jensen´s Bofhus,y un menú de filete de ternera con acompañamiento y bebida sale más barato que un menú regulero de McDonalds, además ¡¡ hay free refill de helado con topping!!. Si os apetece una pizza, recomiendo que probéis la auténtica pizza noruega en uno de los restaurantes Peppe´s Pizza, eso sí igual tarda un poco.

Para dormir quedamos en un hotel muy céntrico y relativamente barato. El SmartHotel Oslo es un hotel moderno, de habitaciones pequeñas y sencillas pero limpias y con mobiliario nuevo y en buenas condiciones.

Este es mi primer viaje a Noruega pero dudo que sea el último. Tengo ganas de visitar el este y los espectaculares fiordos, ya os contaré.

Un beso corazones.

 

 

 

 

Sana y salva

Estándar

Los últimos días han sido un poco caóticos. Por fin estoy medio instalada en Londres. La verdad es que he tenido bastante ayuda y mucha suerte así que no hay queja. Estos días, mientras buscaba alojamiento, aproveché para conocer la zona, ver qué lugares me convenían más, investigar cosinas.

La verdad es que lo del alojamiento es una porquería. Buscaba algo céntrico que me permitiera desplazarme andando al trabajo, por Camden Town que además es una zona bastante interesante. Así que con mucha ilusión me pongo a buscar. Lo primero que me encuentro es que los precios rondan las 700 libras al mes por una habitación en piso compartido, me parece una sobrada pero bueno, “es el centro” me digo y me animo a ver personalmente un par de habitaciones. Horror, que visión más espantosa. Habitaciones minúsculas en pisos minúsculos en muchas ocasiones sin ni siquiera salón, con cocinas enanas, ventanas sucias (no, lo siguiente) y porquería por todos lados. ¡Un ascazo!. Y yo me pregunto cómo no les da vergüenza enseñar la casa teniéndola en semejante estado. Porque vale que sea enana, vale que la fianza que te piden sea mayor que el precio de todos los muebles de la casa entera pero aunque una no es una obsesa de la limpieza me gusta vivir sin exponerme a infecciones ni ataques de claustrofobia, ya veis remilgada que es una.

Por suerte no todo el mundo es así y con la suerte que me caracteriza (porque he de reconocer que nací con una flor en el culo) encontré una habitación de dimensiones adecuadas, con cama doble, con un montón de cajones, estanterías, armario grande y salida a un patio (evitando así ataques claustrofóbicos). Además está en la zona perfecta por un precio más que razonable, un chollo que no podía dejar escapar así que aquí estoy. Ayer me mudé con la suerte añadida de que también llegó a la casa una chica que ocupa el cuarto de al lado y tanto ella como yo estamos convencidas de que nos vamos a llevar genial, así que ya hicimos planes para ir al cine y salir a moverlo a ritmo de rock el fin de semana.

Por otro lado ayer visité la universidad, escogí escritorio, me dieron las contraseñas así que empezaré con el trabajo antes de terminar la semana. Ya tengo ganas de empezar.

Antes de terminar os daré un consejo gratuito por si tenéis pensado visitar Londres y no tenéis muy claro donde cambiar los euros. Muchos de vosotros ya sabréis que cambiar divisas en el aeropuerto es un atraco, como lo es cambiarlo en los bancos. Me decidí a investigar en las tiendas  estas de souvenirs regentadas por paquistaníes, indios etc. y descubrí que son los mejores lugares para cambiar. Aproximadamente por cada 100 euros te dan 82 libras (algunos te dan hasta 82,5 euros) que está bastante bien. Estas tiendas abundan en Oxford Street, aunque por la zona de Camden también he visto alguna. Pues ale, este ha sido el briconsejo de hoy.

Un beso corazones.

 

Cambio de vida

Estándar

¡Vaya semanita que llevo!

La semana pasada tuve por fin la entrevista para el doctorado en la UCL/Birkbeck. Aunque yo creía que la entrevista me había salido fatal para mi sorpresa: ¡estoy aceptada!

En dos semanas finalmente me mudo a Londres. Todavía estoy en la ardua y agobiante búsqueda de alquiler y de preparar el viaje. Mi intención es vivir cerca de la universidad así que durante mi brevísima visita de la semana pasada aproveché para darme una vuelta por los alrededores y visitar las momias del Museo Británico que está a cinco minutos de mi futuro trabajo.

La UCL tiene una pinta estupendísima no hay más que verla en la foto y mis futuros jefes son una pasada. De momento y para empezar bien el doctorado me piro 10 días a Lanzarote de trabajo de campo a ver volcanes y basaltos, os sonará aburrido pero a mi me encanta.

Me quedan dos fines de semana en Asturias para celebrarlo, incluyendo el Día del Bollo, así que espero que me de tiempo a despedirme de todo el mundo.

Gracias a todos los que me habéis felicitado y os iré contanto mis andanzas.

Un beso corazones.