Archivo de la etiqueta: Surrealismo

El asombroso parecido entre Rajoy y Chucky

Estándar

Soy una amante de las películas de terror, es bien sabido por todos. Me gusta el suspense y soy bastante tolerante con la sangre y vísceras aunque me haga un poco la mojigata para no parecer una sádica cuando estoy con gente. Pero si hay una película, o mejor dicho, películas que me agobian son las del Muñeco Diabólico, Chucky para los amigos. Recuerdo verlas de pequeña y agobiarme muchísimo. No ya por el hecho de que un juguete infantil se convirtiera en un asesino psicópata (aunque he de reconocer que su sarcasmo me mola), sino por el hecho de que, hicieras lo que hicieras, parecía que no había manera de destruir a ese muñeco horripilante. Y cuando parecía que por fin había muerto… estrenaban una secuela, y otra, y otra…

Y por ese mismo motivo me agobia tantísimo Mariano Rajoy.

Tanto Chucky como Rajoy son muy de “tijeretazos”.

Terrorífico

A Rajoy hubo gente que le votó y ganó con mayoría absoluta, vale, es cierto. Votantes confiando en un programa electoral, ingenuos. Curiosamente en la primera película de Chucky todo comienza con la ingenuidad de un chiquillo… Pero bueno no me andaré por rodeos que son las 2 de la mañana y tengo que madrugar. Voy al grano. Lo que más me agobia es que Rajoy, como Chucky, puede recibir ostias (perdón) por todos lados y sobrevivir para seguir jodiendo (perdón) a la gente. Con una crueldad rayando el sadismo puede recortar servicios públicos y privatizar, incumplir su programa electoral punto por punto, recibir sobres, financiar su partido ilícitamente ( supuestamente ), mentir, amañar ruedas de prensa y muchas cosas más y ahí sigue… sin dimitir. Arrastrándose, sí, pero vivo, políticamente hablando claro. No sé ya que tendría que pasar o qué tendríamos que hacer para acabar con esta “dictadura del terror”. Nótese que utilizo la palabra “dictadura” conscientemente porque considero que esto dejó de ser una democracia en el momento en el que el Partido Popular incumplió el programa electoral que le había llevado al gobierno saltándose las reglas del juego.

Pero hay una cosa que todavía me agobia más que la posibilidad de que Rajoy no dimita. Me agobia mucho más la posibilidad de que, para cuando se agote la legislatura y ya parezca que nos hemos librado de este gobierno… (los votantes) decidan hacer una secuela.

Un beso corazones.

Anuncios

Haruki Murayami: “Crónica del pájaro que da cuerda al mundo”

Estándar

Por primera vez en el blog voy a hablar sobre un libro. Porque, amiguitos y amiguitas, a veces me da por leer. Ya no leo tanto como solía pero prometo volver a este saludable y entretenido (a veces) hábito.

El último libro que leí fue un regalo de Navidad de hace un par de años. El caso es que me propuse leerlo un par de veces pero, por una razón u otra sentía que no era el momento adecuado. Y así el libro fue quedando bajo una pila de apuntes, libretas y otros libros. Hace unas semanas lo recuperé y me puse a leer sus más de 900 páginas. Y fue todo un descubrimiento.

Sin duda creo que no podía haber elegido mejor momento para esta tarea. No soy precisamente espiritual pero creo que todo tiene lugar cuando debe tener lugar, también creo que todo está, de una manera u otra interconectado. Hechos que pasamos por alto a priori pueden ser indicios de algo mucho más profundo e importante.

El libro “Crónica del pájaro que da cuerda al mundo”  (Tusquets Editores) comienza con la desaparición de un gato. Tooru Okada (el protagonista) ha dejado su empleo de poco más que chico de los recados en un bufete de abogados y se plantea qué hacer con su vida cuando su gato desaparece. Al mismo tiempo comienza a recibir llamadas extrañas de una mujer que culminan con la desaparición de su mujer (Kumiko). A partir de ahí aparecen en su vida diversos personajes como mínimo extravagantes y bastante surrealistas que le hacen cuestionarse la relación que mantenía con su mujer, con su cuñado (Noboru Wataya) y consigo mismo. Todo esto tiene lugar en una realidad que se mezcla fácilmente con sueños, con visiones premonitorias, con historias pasadas, con viajes a lugares ajenos a esta realidad y bastante siniestros por cierto.  No voy a contar más de la novela porque mi intención es que os apetezca leerla. Merece la pena.

Me quedo con ganas de más Haruki…

Un beso corazones.