Archivo de la etiqueta: Personal

Camino de Santiago

Estándar

¡Hola, holita!

El mes pasado estuve haciendo el Camino de Santiago Primitivo con mi madre, y quería compartirlo con vosotros.

Comenzamos en Oviedo el pasado 9 de Mayo. Éramos jóvenes e inexpertas y estábamos llenas de ilusión. Aunque ya empezamos con problemas para sellar la credencial del peregrino (la catedral no abre hasta las 10), finalmente encontramos una iglesia abierta y pudimos comenzar nuestro viaje.

En la primera etapa llegamos hasta San Juan de Villapañada, poco después de Grao. El primer día la verdad que yo lo llevé bien, aunque al final de los 30 km mi espalda ya resentía el peso de la mochila (unos 6 o 7 kg), la verdad que no lo lleve tan mal como esperaba… Otra cosa es mi señora madre, que con mucha ilusión al principio, a poco más tira la mochila por el primer puente que vió. Obviamente, como comenzamos ese día, tambien era nuestra primera noche en un albergue aclarando nuestras dudas y temores con el hospitalero Domingo y otros peregrinos.

Conforme los días pasaban y las etapas se hacían más duras atravesando montañas y pasando Salas, Tineo y un sinfín de pueblines por el camino, la espalda y los pies se iban resintiendo más. Me salieron rozaduras en los talones que por momentos me provocaban calambres en los pies, y el dolor de espalda por culpa de la mochila no hacía más aumentar. Comenzamos a incluir en nuestra dieta diaria ibuprofeno y paracetamol además de untarnos diariamente en cremas y potingues para calmar el dolor de articulaciones y músculos.

Pero aunque lo parezca, estas vacaciones no fueron una tortura. Más bien lo contrario, el dolor de músculos, articulaciones y pies, era compensado con creces por las conversaciones en el camino,  la camadería en los albergues, la superación personal, los momentos de risa, los momentos de silencio y los lugares mágicos que nos fuimos encontrando por el camino.

Durante los 13 días que duró nuestro camino, sólo en un momento se me pasó por la cabeza abandonar. Durante la etapa de Los Hospitales, donde el cansancio, la lluvia, el viento y la niebla, las rozaduras en los pies y la mierda de la capa impermeable, me hicieron añorar el calor de una tarde de sofá y Netflix. Aquella noche decidimos dormir en un hotel, porque nosotras lo valemos, y ya al día siguiente contiuamos nuestra aventura con las mismas ganas.

En el camino vives el día a día. Te levantas y comienzas a caminar. Tus planes no llegan más allá de llegar al hotel y tomarte una cerveza. Los días los cuentas en etapas y no en días. Ya no hablas del martes o el miércoles, sino de la etapa tal o cual. Lo mismo con las personas, en la mayoría de los casos no sabes a qué se dedican, cómo son sus vidas, si tienen familia, pero se convierten en compañeros de camino.

El Camino fue, sin duda, una experiencia inolvidable que, incluso en los momentos más dolorosos, supe que no se puede quedar sólo en una vez. Me gustaría hacer otros caminos, sin embargo, el camino Francés probablemente quede descartado. Mi experiencia en las etapas en las que el Primitivo se junta con el Camino Francés no es tan buena. Una vez los peregrinos del Francés se une, el camino se vuelve una verbena. La gente se va parando en todos los bares que se encuentra (que por cierto son un montón), muchos hacen largos tramos en taxi, otros envian las mochilas por correos, otros hacen las tres cosas a la vez. Además los tramos por carretera se incrementan y se convierten en una tortura para los pies.

Os dejo con unas cuantas fotos de nuestra aventura y ya de paso, dedico esta entrada a mi madre y a nuestros compañeros de camino Iván y Manu.

Un beso corazones.

13340579_10209661939370083_1015602012_o (1)

A la salida, en la catedral de Oviedo. ¡Cuánta ilusión e inocencia!

13313776_10209662222617164_121544994_o

Muchos bosques…

13323927_10209662212856920_23238857_o

y ríos

13324219_10209662225457235_253171421_o

Vista desde el albergue de Borres

13321191_10209662220017099_1722441323_o

Molino en algún lugar

13323862_10209662230817369_1430277665_o

En la ruta de Los Hospitales

13321013_10209662243497686_937386785_o

Ermitas por doquier

13321165_10209662251457885_2066626991_o

De vez en cuando hay que descansar

13321092_10209662253337932_763311020_o

Lugar de descanso y ¿meditación?

13313909_10209662250777868_2143387377_o

En Lugo

13324366_10209662240137602_1029950622_o

Mi madre buscando a la bruja de Blair

13340624_10209662245177728_1654048584_o

Más iglesias en el monte

13324368_10209662242297656_2063455908_o

En la frontera galaico-asturiana

13324167_10209662246537762_1642907435_o

Casa abandonada

13340683_10209662260098101_172456797_o

Monte do Gouzo

13340387_10209662258378058_681085037_o

En Santiago

13313742_10209662270418359_1394914756_o

Plaza del Obradoiro

Anuncios

Depresión “doctoral”

Estándar

Hace ya varios meses que no escribo pero he vuelto.

En varios meses terminaré con el doctorado. Estoy en ese terrible momento llamado “escribir la tesis”

Writing

Y sinceramente empiezo a tener serias dudas si el doctorado ha sido buena idea.

Me encanta la ciencia, y me encanta investigar, pero estoy entendiendo el tipo de sacrificio que conlleva. Inestabilidad profesional, incertidumbre personal…

phd102309s

No es extraño que tras sopesar los pros y los contras esté considerando las alternativas, las posibilidades que puede ofrecerme la empresa privada. Porque una llega a una edad en la que se plantea dejarlo todo y dedicarse a otra cosa.

phd091912s

Mi plan secreto es convertirme en petsitter.

Al principio creí que esta sensación de desasosiego era cosa mía, que era yo quien no podía lidiar con la presión, con la incertidumbre, con la soledad, con el estrés… pero al parecer no. Al parecer es algo muy extendido pero de lo que casi nadie habla. ¿Por qué?

phd042012s

Los estudiantes se están deprimiendo y no creo que mandarlos al psicólogo sea suficiente. Algo habrá que cambiar en la ciencia y en el mundo académico digo yo.

Os dejo con varios artículos sobre el tema, no encontré nada en español así que pongo los enlaces a dos que están en inglés (tampoco es que haya mucho escrito sobre el tema):

http://national.deseretnews.com/article/4260/half-of-phd-students-are-depressed-new-study-says.html

http://www.universityaffairs.ca/opinion/speculative-diction/my-grief-lies-all-within-phd-students-depression-attrition/

Un beso corazones…

Hoy salgo del armario

Estándar

Hoy salgo del armario. Por muchos años he negado mi verdadera naturaleza y llevar esta doble vida me estaba causando mucha tensión. Compraba la Vogue, me ponía una comedia romántica pero todo esfuerzo era infructuoso y es que por mucho empeño que le ponga, por mucho que me esfuerce… reconozco que soy una nerd.

Mis primeras muestras de lo que yo llamo nerdiness o nerdinez se remontan al colegio. De aquella mi mayor ilusión era tener un telescopio y en esas cosas estaba yo cuando me dio por colocar estrellas fluorescentes en el techo. Pero no de cualquier manera no. Yo me dediqué a colocarlas formando constelaciones, intentando mantener su posición relativa, lo más parecido a como las observamos en el hemisferio norte que una no hace las cosas de cualquier manera. Con 10 años no te paras a pensar si hacer eso es muy normal, lo haces y punto.

En el instituto mis sospechas comenzaron a definirse y a crecer. Tengo que decir que mis gafas de 6 dioptrías (de aquella), mis plantillas para los pies planos, mi sobrepeso y mi horroroso aparato de dientes no me ayudaron nada de nada. Además admitir delante de toda la clase mi admiración por los renacentistas y hacer trabajos extras sobre la Luna para Ciencias Naturales no es de las cosas más normales del mundo. Por fortuna durante un par de años pude camuflarme entre las fans de los Backstreet Boys y las Spice Girls pero mi nerdinez se acrecentaba inevitablemente.

Decidí estudiar geología. Podía haber sido peor, podía haber sido informática, física o (Cthulhu me libre) matemática. Durante esos años jugaba al World of Warcraft y a casi todas sus expansiones y leía a Terry Pratchett o Tolkien, Pero eso es normal me decía, WoW es un juego muy divertido y la fantasía un género literario muy respetable. Y entonces voy y decido especializarme en Ciencias Planetarias.

262959_1966423085176_3360707_n

Yo en 2011 en todo mi esplendor nerd minutos antes del lanzamiento del cohete Abigale I en Graz, Austria.

Ahora sí, rodeada de nerds de los de verdad yo me creía del grupo de los guays porque no me gusta La Guerra de las Galaxias y no veo Star Trek. Pero el otro día pasó. Estaba aburrida delante del ordenador, no sabía que ver en Netflix y decidí ver Battlestar Galáctica… y me moló. En ese momento puse en pausa la serie y me dije a mí misma:

“Honestamente Abi, eres una nerd, sí, una friki de tomo y lomo. De nada sirve que lo niegues, que te pasees con la Vogue por ahí, que te hayas puesto lentillas o que digas que no te gusta hablar del espacio. Todos saben que mientes. Así que déjate de hacer la choni y sal del armario de una vez”.

Así que aquí estoy. Soy una orgullosa mujer nerd. Reconozco que me gusta leer ciencia, que he hecho cosplay al menos una vez y que repetiré, que mi noche perfecta es jugar al Guitar Hero y beber cerveza. Reconozco también que a veces animo al vikingo a trabajar los fines de semana para yo poder jugar al Left4Dead o al Diablo. Y que ni bomberos ni ejecutivos, para mí no hay nada más sexy que un tío hablando de física teórica, de películas de serie B o de videojuegos.

2013-04-28 14.33.25

En el festival de Ciencia Ficción de Londres el año pasado.

Así que desde aquí hago un llamamiento que espero que llegue a todos los rincones del Sistema Solar… ¡¡¡Mujeres nerd del mundo… uníos!!!

Un beso corazones…

Fuck political correctness!

Estándar

Las discusiones twitteras, en facebook o en blogs me ha enseñado mucho sobre la naturaleza humana pero aún así sigo cayendo en el tremendo error de entrar a trapo en ellas. A continuación me gustaría compartir con vosotros unas primeras sensaciones tras varias discusiones sobre diferentes temas en la red.

Muchos españoles no saben leer. Es un hecho. A ver que se me entienda, saben unir letras y recitar palabras y frases, párrafos incluso, pero me refiero a que no saben leer. Vamos a que el hecho de unir estas letras en palabras y estas palabras en frases les consume demasiada energía como para después entender qué narices han leído. Y esto es un gran problema. Nos llevamos las manos a la cabeza cuando leemos la posición de España en compresión lectora en el informe Pisa… y con razón.

También pasa que mucha gente en principio pueda entender lo que leen porque estúpidos no son (en general, hay alguno que debería hacérselo mirar) pero que como no concuerdan con sus ideas, y sobre todo con sus temores, preconcebidos, no quieren esperar hasta el final de la argumentación. Después dirán que no has dado argumentos, aunque realmente desconectaron en el primero.

Yo soy una persona bastante vehemente, lo reconozco, pero en mi favor diré que cuando no tengo ni idea de algo soy muy de preguntar y sobre todo muy fan de Wikipedia y de Google Scholar (deformación profesional). He cambiado muchísimas veces de opinión tras una discusión y no tengo ninguna vergüenza en reconocerlo. Pero claro, cuando llevas 3 horas dando argumentos y por la otra parte siempre se repite lo mismo una y otra vez, y otra vez, y vuelta la burra al trigo, y ale lo mismo de nuevo… acabas desesperada y con ganas de matar ¿o no?.

Otra caracterísica muy de discusiones twitteras, de facebook y de bar es llevar tus argumentos al extremo.

Ejemplo:

-” La valla de Melilla vulnera los derechos humanos, deberían eliminarla.

– Tú lo que quieres es que entren los moros y que acabemos todos musulmanes” (lo leí alguna vez por ahí y casi me da un síncope, obviamente es un caso muy extremo).

En otros casos la discusión transcurre en dos universo paralelos:

Hoy

– “Creo que el perro debería ser aislado, controlado y si está sano, liberado. 

– Para que vaya por ahí dispersando el virus por todo el mundo”. (¿donde vas? traigo peras)

Lo dicho que tras varias horas de discutir con una pared, en un acto de desesperación, ya te dices Fuck political correctness!! y vas y sueltas: “¿entiendes lo que digo?¿has leído los artículos que te envié?¿los has entendido?¿tienes algún problema de comprensión lectora?” y ya la gente se cabrea. Entendería que se enfadaran si realmente los hubieran leído y entendido y me replicaran cosas con sentido, pero cuando obviamente se han pasado lo que dices por ahí pues enerva. Sé que os ha pasado y me entendéis ¿a qué sí?. Yo cada vez que suelto cuatro palabras me tomo mi tiempo para explicarme claramente, me preocupo de que esté diciendo algo correcto, me mantengo abierta a preguntas, a contra-argumentos, releo para no tener faltas de ortografía, incluso si estoy en un teclado inglés me molesto en cambiar al español para que no haya lugar a dudas y la gente no piense que no sé escribir… y todo esto ¿para qué? para que después el primero de turno no se moleste en leer (y entender) lo que escribo y me repita la misma sandez una y otra vez. Y encima hasta me recriminan que les insulto y que no soy muy lista. Pues igual no soy muy lista, como me respondió alguna no voy a ganar el premio Nobel, pero al menos leo lo que me escriben, a pesar de la gramática, de la ortografía y del contenido del mensaje.

Duty Calls

Pero entonces llega un momento mágico en el que el que lleva todo el tiempo llevándote la contraria, diciéndo lo mismo una y otra vez, de repente va y te suelta lo que llevas repitiendole 3 horas hasta la desesperación. Ese momento es mágico pero preocupante a la vez porque nunca quedará claro si es que lo convenciste realmente con argumentos razonados, si eres idiota y no te enteras de nada, si es que el tipo se explicó desde el principio como el culo, si fuiste tú la que te explicaste peor que el culo, o si simplemente el tipo no entendió nada y asimiló lo que dices sin ni siquiera pararse a pensar.

Sé que a veces me paso de vehemente y a algunos, los que me conocen poco, les puedo parecer extremista e intransigente pero realmente es muuuuuy fácil callarme, sólo necesito un buen argumento.

Mi conclusión es que discutir en internet es absurdo, como me dice el vikingo “remember that there is an infinite amount of tards on the internet” y tiene toda la razón (aunque después él entra al trapo como el que más).

Un beso corazones.

Se acerca la fecha…

Estándar

Antes de nada un anuncio: Seguramente os habréis dado cuenta de que estos últimos meses no estoy escribiendo tan habitualmente como solía. Tiene una explicación y no es que yo esté más vaga que de costumbre. Ahora soy blogger oficial de Cielos Despejados y en breves también empezaré a escribir en MasScience, ambos blogs de divulgación científica. Además estoy preparando una colaboración en otro proyecto para los próximos meses así que aunque no lo parezca no paro de escribir. Pero tranquilos volverán mis entradas sobre conspiranoicos, sobre mis aventuras y otras cosas de esas que se me pasan por la cabeza.

Por otro lado.

¡El jueves es mi cumpleaños!

Estoy llegando a los 31 con las arrugas propias de mi mala leche pero creo que más estupenda que nunca. Atrás quedan definitivamente los 20 y ya algunos chavalines/as, y algunos no tan chavales, empiezan a torearme sobre mi edad.

Sobre todo los últimos 10 años he viajado bastante (11 países), he cumplido un par de sueños de la infancia (ir a la NASA y conocer astronautas), a mi pesar sigo compartiendo piso con gente variopinta y sin vivir con perros y/o gatos, a cambio algún día me llamaréis Doctora. Pero sin duda hay algo de lo que me siento especialmente orgullosa…

Llegar a los 30 y que me sigan pidiendo el carnet al comprar cerveza en un supermercado.

ACHIEVEMENT UNLOCKED!!!

Un beso corazones

PD. By the way, me gustan las tarjetas de felicitación y las tartas de nata y chocolate. Ahí lo dejo…

Mirando al pasado

Estándar

Hace unos días, en Navidad, tuve la suerte de reencontrarme para tomar algo con dos amigas del San Fernando, el colegio donde estudié de primero a séptimo de EGB. Durante toda una fantástica tarde estuvimos charlando y rememorando viejos tiempos, los compañeros de clase, los profesores, las limpiadoras… todo cubierto por el barniz del tiempo que lo hace todo más brillante.

El San Fernando es un colegio concertado-privado de Avilés. No sé ahora pero de aquella los profesores iban por la vida como si fuera el Eton College y algunas madres se lo creían aún más. Tuve muchas dificultades para adaptarme allí y en cuanto se me ofreció la oportunidad salí corriendo a un instituto público, de gente trabajadora y con sus cosas reguleras pero en el que me sentí mucho más cómoda. He de decir que mis recuerdos malos no son respecto a mis compañeros de clase, bueno alguno me caía mal que no soy una santa pero sobre todo mis recuerdos chungos son respecto a la manera de enseñar, a muchos profesores que realmente me traumatizaron, su religiosidad impuesta y en general las ínfulas de superioridad que reinaba en aquel lugar.

Algunos profesores tenían la mano bastante suelta, nada grave no es que dieran palizas como en los 60, pero si que alguna colleja o un tirón de orejas caían de vez en cuando. Apenas había trabajos en grupo que realmente contaran en la nota, para jugar en equipo estaban las interclases (torneos deportivos entre clases), la opinión de los alumnos estaba prácticamente vetada, nos levantábamos cada vez que algún adulto entraba en el aula y teníamos que rezar todos los días por la mañana. Creepy…

Tengo algunos buenos recuerdos también, que no fue todo un martirio.En las interclases a pesar de que era (y soy) pésima deportista lo pasaba muy bien, disfruté mucho cantando en el coro, ahora me río de algún castigo (ya contaré la historia de las sirenitas), subir al cole desde casa con mis vecinos (cuyos nombres no recuerdo), el chándal que era azul y súper cómodo, alguna metiéndose trocitos de gomas de borrar en los ojos y pidiendo ayuda para sacárselas después, los cumpleañeros que nos daban una bolsa de chuches, cuando hicimos las marionetas con calcetines, el libro de cocina “Recetas de Mamá, …

No conservaba amigos de aquella época hasta hace varios años en el que volví a contactar con algunos, y creo que es algo muy bueno porque durante mucho tiempo asocié esa época exclusivamente con los malos recuerdos. Tardes como la que pasé en Navidad y algunos otros momentos en compañía de antiguos compañeros, hacen que los malos momentos se diluyan en mi memoria y que sean los buenos los que permanezcan.

Un beso corazones.

 

 

Propósitos de año nuevo

Estándar

Un año más.

2013 fue un gran año para mí. Comencé el año con incertidumbre y mucho miedo. Seguro que os acordáis. Buscaba un doctorado y tenía pánico a no encontrarlo. La situación económica de España tampoco me ayudaba, la posibilidad de pasar de un doctorado y meterme en la empresa privada se veía más que improbable. Y encima estaban mis escrúpulos a trabajar para las empresas petrolíferas o la minería en ciertos países. La opción del paro viviendo de mi familia era inaceptable. Pero tras miles de emails, exámenes de aptitud, de inglés, papeleos varios y alguna entrevista en Marzo encontraba una posición en una fantástica universidad, con un supervisor muy acorde a mi mentalidad y mis inquietudes y lo más importante, un proyecto que parecía diseñado especialmente para mis inquietudes investigadoras.

En Abril me mudé a Londres, una gran ciudad, sucia y agobiante, sí, pero también vibrante, llena de energía y optimismo. Y también me dí cuenta de cuanto aprecio Avilés, de cuanto extraño Asturias, su paisaje, su gente, aunque no su clima ¡¡desde que llegué no para de llover!! Pero no me considero una emigrante forzada, de esos “jóvenes preparados emigrantes” de los que hablan en las noticias. No, yo siempre quise explorar y vivir nuevas experiencias. Asturias está ahí, siempre será mi hogar y no me sentiré como aquí en ningún sitio pero, reconozco que estoy disfrutando la vida que tengo en Londres y que, en algún momento en el futuro viviré en otro lugar.

También en Abril conocí al vikingo y en apenas un mes, tras quedar un par de veces y un maratón de 11 horas seguidas de Mystery Science Theatre 3000 comenzamos a salir juntos. Y aún estoy más ilusionada hoy que el primer día.

Ha sido un año maravilloso en todos los sentidos, profesional y sentimentalmente. Pero quizás lo más remarcable del año es que por fin he sido capaz de llevar a cabo mis propósitos de año nuevo del año pasado. El primero encontrar el doctorado y el segundo pero igual de importante escribir en este blog. Hace casi un año cuando se puso en funcionamiento nomegustanloscentollos y ¡aquí sigue! Sorprendida, agradecida y motivada para seguir con este modesto proyecto. Pero además y para que quede constancia aquí dejo escrito mi otro propósito para este nuevo año: aprender a tejer. No tengo ningún hobby de manualidades y creo que el tejer mis propias bufandas, jerseys, gorros… puede ser muy divertido.

Y así termino el año, en Asturias de vacaciones y tejiendo. De vez en cuando escribiendo en el blog y agradeciéndoos un montonazo que estéis ahi leyéndome de vez en cuando.

¡¡¡Feliz año 2014 corazones!!!