Archivo de la etiqueta: Londres

Tour por Camden Town

Estándar

Se acerca la primavera, las vacaciones de semana santa, luego llegará el verano y Londres se llenará de turistas españoles. Bueno siempre está lleno de españoles, somos una plaga, currantes, o turistas de fin de semana. Así que creo que es hora de que os cuente lugares que ver y cosas que hacer en mi barrio: Camden Town.

Camden mola. A pesar de mi relación amor-odio con Londres, tengo que reconocer que me gusta Camden. No es un lugar bonito, en el sentido estético de la palabra, pero siempre hay movimiento, está repleto de gente extravagante, conciertos de rock y tiendas raras.

Recomiendo comenzar el día en Camden desayunando en Leyas es un lugar muy cuqui, muy cerca de la estación de metro de Mornington Crescent en Camden High Street. El local es muy acogedor y relajante, tienen un café buenísimo pero lo mejor de todo son sus estupendas tartas caseras. Yo recomiendo especialmente su Velvet Cake, está que te mueres. Es un buen lugar para planear el resto del día.

File:Camden High Street 2009.JPG

Tiendas en Camden High Street.

Continuamos nuestro viaje hasta el mercado caminando por Camden High Street. A lo largo de la calle, y especialmente en su tramo final nos iremos encontrando con tiendas de ropa de segunda mano, zapaterías, tiendas de souvenirs. etc… Tambien podéis haceros un tatuaje o un piercing. Es interesante ver las decoraciones de los edificios conforme nos acercamos al mercado. ¡Ojo! hay un mercadillo cerca de la entrada del metro de Camden Town, la mayoría de sus puestos son iguales, con las mismas cosas, un cartel verde lo anuncia como “Camden Market” pero no es el mercado de Camden famoso. El mercado de Camden, uno de los lugares turísticos de Londres por excelencia, está situado en unas antiguas caballerizas (también aparece como “Camden Stables Market” o “Camden Lock”) y está repleto de puestos de ropa de todo tipo, accesorios, regalos… donde podemos pasarnos horas rebuscando y encontrando cosas interesantes. Pero si hay una tienda que hay que visitar sí o sí esa es Cyberdog. Su puerta está flanqueada por dos androides gigantes mientras en el interior gogos bailan al ritmo de música electrónica. Consta de varios pisos donde puedes adquirir desde souvenirs o moda a juguetes eróticos, todo ello claramente inspirado en el género de ciencia ficción cyberpunk. Me encanta esta tienda aunque personalmente tengo problemas para entrar en ella por la mañana. Soy una persona de lento despertar y meterme en un lugar con tanto neon y música electrónica a tope nada más levantarme pues me cuesta, pero oye, hay que verlo. En el mercado existen varias áreas donde sirven comida rápida y bancos con mesas para comerla, aunque no siempre están disponibles. Sea como fuere en el mercado vais a tener que lidiar con cientos de turistas sacando fotos, mirando mapas, moviéndose como patos mareados… los fines de semana son insufribles, ya os aviso por si no os gustan las aglomeraciones.

Entrada a Cyberdog en el Mercado de Camden.

Detalle en el Mercado de Camden.

Tras varias horas deambulando por el mercado podemos ir a relajarnos al Regent´s Park. Uno de los parques más grandes de Londres (más de 150 hectáreas), personalmente el que más me gusta. El parque tiene un camino circular exterior y otro interior. También tiene su lago,  con sus botes como debe ser, hay varios jardines con flores y plantas más exóticas. Recomiendo visitar los  “Queen Mary´s Gardens”  que se encuentra en el círculo interior. Creo que en algún lugar centrar también tiene una cafetería que supongo tendrán unos precios desorbitados. Tengo la suerte de vivir a menos de 10 minutos caminando así que en los días soleados suelo ir a pasear, o a hacer algo de ejercicio a este parque. 

Regent´s Park. En verano obviamente, hace ya un montón que no veo el cielo tan azul.

Para cenar mi lugar favorito de todo Camden es The Blues Kitchen en Camden Hight Street. Su menú está inspirado en la cocina sureña americana, tiene más de 80 variedades de Bourbon y lo más importante, rock y blues en directo la mayor parte de los días de la semana. Me gustan especialmente los Domingos porque tienen una jam session alucinante. Es un pelín caro, pero la calidad de la comida y de la música es excelente así que lo merece.

Para salir de parranda en Camden Town hay muchos sitios. Personalmente me gusta el rock y Camden es el lugar rockero por excelencia de Londres. Recomiendo visitar el pub The World´s End. Me encanta su decoración y su música (rock, punk, metal). En sus sótanos se encuentra el Underworld un club nocturno conocido por sus conciertos de bandas emergentes de la escena rock-metal-hardcore. Muy cerca se encuentra el Ellectric Ballroom. Es un club con más de 70 años de antigüedad de dos plantas donde se puede escuchar desde old-school rock hasta metal, grunge, etc… Sus eventos están considerados de los mejores en la escena rock-metal, además de sus noches Inferno, el primer viernes de cada mes (osea hoy), los eventos Gothic-Alt-Industrial más grandes de todo Londres.

Hay muchos más pubs y clubs que todavía no probé, así que no puedo opinar, pero prometo hacerlo pronto.

Un beso corazones.

Nota: como no tengo cámara de fotos todas las fotos están sacadas de Wikipedia. 

Anuncios

La peor gripe de mi historia

Estándar

Esta semana he pasado la peor gripe de mi vida, y he tenido unas cuantas. Gripes, no vidas.

Todo empezó el miércoles pasado cuando me levanté con la garganta un pelín tocada, vamos, como un camionero fumador. Pero bueno, optimista que soy, fui a trabajar sin mayor problema. El jueves mi voz se había ido por completo. Nada, cero, cual Mudito. Todo el sonido que podía salir de mi voz era un tenue sonido gutural. Y ya empecé también a sentir los demás síntomas que traen consigo una gripe, a saber, fiebre, mareos, dolor de cabeza etc.  Paracetamol, Strepsils,cama y en 3 días estaría como nueva.

Los culpables de mi sufrimiento

Pero seguí empeorando. Me mantuve durante varios días prácticamente con fiebre permanente, durmiendo a ratos porque a cada poco la mucosidad de mis pulmones me cortaba la respiración y  con dolores en todas y cada una de las células de mi cuerpo. El sábado comencé a plantearme seriamente ir al hospital creyendo que igual me estaba dando una neumonía. En los pocos momentos que tenía de lucidez maldecía mi destino y echaba más de menos que nunca tener a mi gata dándome apoyo moral durmiendo a mi lado. Entonces me di cuenta de que esto de vivir sola y tal a veces es un asco. Nadie me hizo un caldo, nadie me hizo un zumo de naranja, ni un triste colacao y como yo a duras penas podía incorporarme de la cama, me pasé 7 días sin comer apenas. ¡¡¡¡Pobre de mi!!!! Seguí hecha una mierda más o menos hasta ayer, que mejoré levemente. Digo levemente porque algunos síntomas de las gripe se han quedado un ratito más conmigo, que se ve que les molo y ahora tengo la nariz bloqueada y los pulmones llenos de mocos viscosos verdes y asquerosos.

Hoy por fin ya puedo decir que vuelvo poco a poco a ser yo, más de una semana después nada menos. Todavía sigo siendo un despojo humano, moqueando y cuando toso suena fatal pero al menos ya pude venir a la oficina, sentarme delante del ordenador y hacer como que trabajo. Mejor que nada…

Todo este calvario me ha servido para meditar seriamente sobre el sentido de la vida, viendo tan cerca la muerte te planteas qué haces con tu vida, por qué estás aquí y aprecias los pequeños detalles que nos hacen felices… Bueno eso y para cagarme en la mierda de tiempo de Londres. Un asco, un frío que te mueres, se te mete por todos lados y te hiela hasta el apéndice. Y después está la lluvia, que aquí llueve en todas direcciones, con nocturnidad, alevosía y mala leche, acabas haciendo el ridículo intentando taparte con el trozo de trapo que llamas paraguas.

También tengo algo que confesar. El viernes pasado ya sabía que tenía gripe y aún así cogí el metro… soy malísima!!

Abrigaros bien corazones

Bizcocho de Zanahoria o “Carrot Cake”

Estándar

Hoy me encontré con un paquete de zanahorias de más de medio kilo en la nevera que mi chico me regaló para que no se perdieran mientras él anda por las Tierras del Norte. No era el único paquete de zanahorias que me dejó, ayer me comí casi medio kilo para cenar para que no se pusieran malas. Pero aunque me gustan las zanahorias, tampoco es plan de atiborrarme a ellas cual coneja para no desperdiciarlas. Así pues, pensando pensando que hacer con ellas se me ocurrió hacer un bizcocho. Además quería resarcirme de no haber publicado la receta (ni las fotos) de la fantástica blotkake que le preparé al susodicho por su cumple, pero bueno, a falta de tartas, buenos son bizcochos.

El bizcocho de zanahoria es muy típico por estos lares. En supermercados, cafeterías, pastelerías te los puedes encontrar, artesanales o (sobre todo) industriales. Normalmente los hacen en plan tarta, con su cobertura o frosting de queso filadelfia y azúcar glass pero me parece excesivo regalarme a mi misma una tarta, aunque me la merezca, además mi intención es comerla en varios días para desayunar y si le pusiera cobertura la tendría que meter en la nevera y no aguanta tanto.

Aquí os dejo la receta del bizcocho. Aunque la mayor parte de las veces lo hago todo a ojo esta vez puse un poco de atención a las cantidades para que os salga bien:

Ingredientes

– 2 Tazas de harina (230 gramos aprox.)

– 1 Taza de Azúcar (yo le hecho sólo una taza porque no me gusta demasiado dulce, además las zanahorias de por sí tienen muchísima azúcar) (225 gramos aprox.)

– 4 huevos

– 2 Tazas de zanahoria rallada ( 200 gramos aprox.)

– 1 puñado de nueces (a tu gusto)

– 1 cucharadita de esencia de vainilla (5 ml)

– Pizca de canela (o no, a tu gusto)

– 1/2 taza de aceite (hay quien le pone más pero para mi con 1/2 es suficiente)

– 1 cucharadita de levadura, Baking Power (levadura Royal de toda la vida) (5 ml)

– Mantequilla para engrasar el molde

¿Lo tienes todo? ¡Pues manos a la masa!

Yo utilicé un molde de 20 cm de diámetro que engrasé con mantequilla y espolvoreé con harina para que no se pegara.

Pon el horno a precalentar a 180ºC – 350ºF – al 4 en horno de gas inglés.

Pica la zanahoria y las nueces, éstas no necesitan estar demasiado picadas. A mí me gusta encontrarme con trocitos, no sé a ti.

Mezcla el azúcar con el aceite y vete añadiendo la harina junto con la levadura (yo tengo la costumbre de añadir la harina tamizada).

Bate los huevos y añade la mezcla anterior.

Añade la cucharadita de vainilla y la canela y sigue batiendo.

Añade la zanahoria y las nueces y sigue batiendo.

Pon este mejunje en el molde y al horno.

La cocción durará sobre 1 hora aproximadamente aunque sabrás que está hecho cuando al pincharlo con un palo o con un cuchillo éste salga limpio. Y recuerda NUNCA NUNCA abras la puerta del horno antes de la primera media hora. Resiste tus impulsos y vence esa tentación.

Y aquí está el resultado de hoy. No tengo cámara así que las fotos las hice con la cam de la tablet que es muy así, pero al menos podéis haceros una idea. ¡Eso sí está buenísimo!

bizcocho trozo

Pues ale, ya veis, lo mismo te analizo un meteorito que te hago un bizcocho.

Un beso corazones.

¡Festival Sci-Fi en Londres!

Estándar

La verdad es que no soy muy conocedora de la ciencia ficción. Vi Star Wars y Star Trek como la mayoría pero no me conozco muy bien ni las tramas ni los personajes. Jamás vi un sólo episodio de Battlestar Galáctica y Odisea 2001 me pareció un aburrimiento.Eso sí me declaro fan incondicional de la Teniente Ripley y no sé cuantas veces debí ver Gattaca.

Yo soy más del rollo retrofuturismo en plan, 1984 o Un Mundo Feliz en novelas o Dark City o Sucker Punch en peliculas (comic cero patatero sorry). Respecto al cine fantástico soy una cutre (¿y qué?) los zombies cuanto más lentos y más idiotas mejor y si, además, la película es de Serie Z mejor que de Serie B.

2013-04-28 14.33.25

Y después de esta breve introducción sobre mis gustos os explico a qué viene todo esto. El domingo pasado comenzaba en Stratford el 12 Festival de Ciencia Ficción y Cine Fantástico de Londres y por supuesto yo estuve allí. Me hacía mucha ilusión ver de primera mano un festival de este tipo, seguro que lo visteis mil veces en películas y pensasteis “que pandilla de frikis”. Pues bien, el domingo yo fui uno de ellos.

Me disfracé por supuesto. No iba a ir como una persona normal, eso es muy aburrido. La verdad es que dudé mucho de qué disfrazarme. Tuve varias ideas: ¿Teniente Ripley?, ¿Sarah Connor?, ¿Alice (la de Resident Evil)?. Finalmente descarté todas ellas y con mucha imaginación me saqué de la manga un disfraz rollo Steampunk. La mayoría no sabréis qué narices es, pues Steampunk es esto. La mala suerte es que hacía mucho frío así que, como veis en la foto, no pude lucir palmito como me hubiera gustado.

Durante la inauguración del festival se hizo un pequeño recorrido donde los disfrazados exhibíamos nuestros disfraces orgullosos (bueno unos más que otros). La verdad es que, sobre todo, al principio yo me sentía un poco fuera de lugar. La mayoría estaban entusiasmados posando para los fotógrafos (sí hubo fotógrafos… y muchos). En mi caso es que a las 2 de la tarde y sin una cerveza… no podéis pedir milagros. Fue llamativo comprobar que los (probablemente) únicos de todos los asistentes que realmente nos dedicamos a la exploración espacial y a intentar que la ciencia ficción se convierta en ciencia real  fuéramos los que menos lo viviéramos. No todos somos Sheldon Cooper…

2013-04-28 14.33.41

Después hubo una especie de celebración con música de películas y sobre todo música de los 90. Hubo piñata para los niños, donuts, palomitas y bebidas energéticas para todos. Y la gran sorpresa de la tarde fue la aparición estelar de actor que dio vida al Dr. Who (el primero de ellos un tal William Hartnell). La verdad es que yo soy una completa ignorante y jamás en mi vida vi un sólo episodio del Dr. Who pero al parecer en el Reino Unido es una serie importantísima.

Y así transcurrió mi domingo. Diferente, pasando cierta vergüenza a veces, bastante frío casi siempre, pero todo en buena compañía. Una experiencia que repetiré en el futuro.

Por cierto, como soy un desastre y nunca hago fotos de nada tengo que agradecer a mi amigo Tom Nordheim que me pasara sus fotos para utilizarlas en este post. Thanks Tom!

Os dejo con varias fotos más.

Un beso corazones.

2013-04-28 14.35.50 2013-04-28 14.37.46-1 2013-04-28 17.36.08

Sana y salva

Estándar

Los últimos días han sido un poco caóticos. Por fin estoy medio instalada en Londres. La verdad es que he tenido bastante ayuda y mucha suerte así que no hay queja. Estos días, mientras buscaba alojamiento, aproveché para conocer la zona, ver qué lugares me convenían más, investigar cosinas.

La verdad es que lo del alojamiento es una porquería. Buscaba algo céntrico que me permitiera desplazarme andando al trabajo, por Camden Town que además es una zona bastante interesante. Así que con mucha ilusión me pongo a buscar. Lo primero que me encuentro es que los precios rondan las 700 libras al mes por una habitación en piso compartido, me parece una sobrada pero bueno, “es el centro” me digo y me animo a ver personalmente un par de habitaciones. Horror, que visión más espantosa. Habitaciones minúsculas en pisos minúsculos en muchas ocasiones sin ni siquiera salón, con cocinas enanas, ventanas sucias (no, lo siguiente) y porquería por todos lados. ¡Un ascazo!. Y yo me pregunto cómo no les da vergüenza enseñar la casa teniéndola en semejante estado. Porque vale que sea enana, vale que la fianza que te piden sea mayor que el precio de todos los muebles de la casa entera pero aunque una no es una obsesa de la limpieza me gusta vivir sin exponerme a infecciones ni ataques de claustrofobia, ya veis remilgada que es una.

Por suerte no todo el mundo es así y con la suerte que me caracteriza (porque he de reconocer que nací con una flor en el culo) encontré una habitación de dimensiones adecuadas, con cama doble, con un montón de cajones, estanterías, armario grande y salida a un patio (evitando así ataques claustrofóbicos). Además está en la zona perfecta por un precio más que razonable, un chollo que no podía dejar escapar así que aquí estoy. Ayer me mudé con la suerte añadida de que también llegó a la casa una chica que ocupa el cuarto de al lado y tanto ella como yo estamos convencidas de que nos vamos a llevar genial, así que ya hicimos planes para ir al cine y salir a moverlo a ritmo de rock el fin de semana.

Por otro lado ayer visité la universidad, escogí escritorio, me dieron las contraseñas así que empezaré con el trabajo antes de terminar la semana. Ya tengo ganas de empezar.

Antes de terminar os daré un consejo gratuito por si tenéis pensado visitar Londres y no tenéis muy claro donde cambiar los euros. Muchos de vosotros ya sabréis que cambiar divisas en el aeropuerto es un atraco, como lo es cambiarlo en los bancos. Me decidí a investigar en las tiendas  estas de souvenirs regentadas por paquistaníes, indios etc. y descubrí que son los mejores lugares para cambiar. Aproximadamente por cada 100 euros te dan 82 libras (algunos te dan hasta 82,5 euros) que está bastante bien. Estas tiendas abundan en Oxford Street, aunque por la zona de Camden también he visto alguna. Pues ale, este ha sido el briconsejo de hoy.

Un beso corazones.

 

Me piro a Londres

Estándar

Estas semanas están siendo una locura. Estoy haciendo un cursillo en Oviedo por las tardes y me descoloca todo mi horario. Encima duermo como una marmota. Las mañanas, a no ser que madrugue por causa de fuerza mayor las paso durmiendo y las tardes en Oviedo así que no tuve mucho tiempo para actualizar el blog.

Dicho esto…

Me piro a Londres aunque muchos ya lo sabréis. El Lunes tengo una entrevista para un doctorado en el Birkbeck College de la Universidad de Londres, y estoy aterrorizada. Es mi primera entrevista en una universidad y aunque hice otras entrevistas de empleo un puesto de camarera no tiene nada que ver con optar a una plaza de doctorado. A ver qué pasa. Si todo va bien y finalmente me aceptan, entonces sí que me iré de manera indefinida.

No es la primera vez que visito Londres y he de admitir que es una ciudad que nunca me entusiasmó. La primera vez que fui coincidió con la celebración del centésimo aniversario de la reina madre (hace una eternidad). Sorprendentemente era un día soleado con muy buena temperatura, Julio creo recordar. Aún así ya me pareció una ciudad enorme, oscura y fea. Además durante más de 30 minutos estuve retenida en un vagón del metro en Victoria Station, achicharrada lo que constribuyó a aumentar mi agobio. Al día siguiente me enteré de que sobreviví a una amenaza bomba. Una anécdota que siempre cuento para hacerme la interesante.

La siguiente vez que fui la recuerdo vagamente porque sólo estuve un día de pasada, hará unos 8 años. Era un día gris, hacía frío y todo me pareció terriblemente oscuro y tétrico. Aunque no puedo negar que es una ciudad moderna, cambiante y cosmopolita. El problema  creo que es que, a pesar de viajar bastante y tal, me gusta la tranquilidad de las ciudades pequeñas y pintorescas así que las megaciudades me aturullan bastante. O al menos antes me pasaba. Desde la última vez que estuve en Londres han pasado unos 8 años, he visitado muchas ciudades en países diferentes y me estreso mucho menos en las ciudades (salvo Madrid que me pone histérica).

Estos dos días aprovecharé para visitar los alrededores de la Universidad en cuestión a ver qué me parece. Mantengo la esperanza de cambiar de opinión, cosa que creo bastante probable. Si finalmente me aceptan, no me quedará más remedio que adaptarme y convertirme en una urbanita.

¡Deseadme suerte!

Un beso corazones.