Archivo de la etiqueta: camden town

Tour por Camden Town

Estándar

Se acerca la primavera, las vacaciones de semana santa, luego llegará el verano y Londres se llenará de turistas españoles. Bueno siempre está lleno de españoles, somos una plaga, currantes, o turistas de fin de semana. Así que creo que es hora de que os cuente lugares que ver y cosas que hacer en mi barrio: Camden Town.

Camden mola. A pesar de mi relación amor-odio con Londres, tengo que reconocer que me gusta Camden. No es un lugar bonito, en el sentido estético de la palabra, pero siempre hay movimiento, está repleto de gente extravagante, conciertos de rock y tiendas raras.

Recomiendo comenzar el día en Camden desayunando en Leyas es un lugar muy cuqui, muy cerca de la estación de metro de Mornington Crescent en Camden High Street. El local es muy acogedor y relajante, tienen un café buenísimo pero lo mejor de todo son sus estupendas tartas caseras. Yo recomiendo especialmente su Velvet Cake, está que te mueres. Es un buen lugar para planear el resto del día.

File:Camden High Street 2009.JPG

Tiendas en Camden High Street.

Continuamos nuestro viaje hasta el mercado caminando por Camden High Street. A lo largo de la calle, y especialmente en su tramo final nos iremos encontrando con tiendas de ropa de segunda mano, zapaterías, tiendas de souvenirs. etc… Tambien podéis haceros un tatuaje o un piercing. Es interesante ver las decoraciones de los edificios conforme nos acercamos al mercado. ¡Ojo! hay un mercadillo cerca de la entrada del metro de Camden Town, la mayoría de sus puestos son iguales, con las mismas cosas, un cartel verde lo anuncia como “Camden Market” pero no es el mercado de Camden famoso. El mercado de Camden, uno de los lugares turísticos de Londres por excelencia, está situado en unas antiguas caballerizas (también aparece como “Camden Stables Market” o “Camden Lock”) y está repleto de puestos de ropa de todo tipo, accesorios, regalos… donde podemos pasarnos horas rebuscando y encontrando cosas interesantes. Pero si hay una tienda que hay que visitar sí o sí esa es Cyberdog. Su puerta está flanqueada por dos androides gigantes mientras en el interior gogos bailan al ritmo de música electrónica. Consta de varios pisos donde puedes adquirir desde souvenirs o moda a juguetes eróticos, todo ello claramente inspirado en el género de ciencia ficción cyberpunk. Me encanta esta tienda aunque personalmente tengo problemas para entrar en ella por la mañana. Soy una persona de lento despertar y meterme en un lugar con tanto neon y música electrónica a tope nada más levantarme pues me cuesta, pero oye, hay que verlo. En el mercado existen varias áreas donde sirven comida rápida y bancos con mesas para comerla, aunque no siempre están disponibles. Sea como fuere en el mercado vais a tener que lidiar con cientos de turistas sacando fotos, mirando mapas, moviéndose como patos mareados… los fines de semana son insufribles, ya os aviso por si no os gustan las aglomeraciones.

Entrada a Cyberdog en el Mercado de Camden.

Detalle en el Mercado de Camden.

Tras varias horas deambulando por el mercado podemos ir a relajarnos al Regent´s Park. Uno de los parques más grandes de Londres (más de 150 hectáreas), personalmente el que más me gusta. El parque tiene un camino circular exterior y otro interior. También tiene su lago,  con sus botes como debe ser, hay varios jardines con flores y plantas más exóticas. Recomiendo visitar los  “Queen Mary´s Gardens”  que se encuentra en el círculo interior. Creo que en algún lugar centrar también tiene una cafetería que supongo tendrán unos precios desorbitados. Tengo la suerte de vivir a menos de 10 minutos caminando así que en los días soleados suelo ir a pasear, o a hacer algo de ejercicio a este parque. 

Regent´s Park. En verano obviamente, hace ya un montón que no veo el cielo tan azul.

Para cenar mi lugar favorito de todo Camden es The Blues Kitchen en Camden Hight Street. Su menú está inspirado en la cocina sureña americana, tiene más de 80 variedades de Bourbon y lo más importante, rock y blues en directo la mayor parte de los días de la semana. Me gustan especialmente los Domingos porque tienen una jam session alucinante. Es un pelín caro, pero la calidad de la comida y de la música es excelente así que lo merece.

Para salir de parranda en Camden Town hay muchos sitios. Personalmente me gusta el rock y Camden es el lugar rockero por excelencia de Londres. Recomiendo visitar el pub The World´s End. Me encanta su decoración y su música (rock, punk, metal). En sus sótanos se encuentra el Underworld un club nocturno conocido por sus conciertos de bandas emergentes de la escena rock-metal-hardcore. Muy cerca se encuentra el Ellectric Ballroom. Es un club con más de 70 años de antigüedad de dos plantas donde se puede escuchar desde old-school rock hasta metal, grunge, etc… Sus eventos están considerados de los mejores en la escena rock-metal, además de sus noches Inferno, el primer viernes de cada mes (osea hoy), los eventos Gothic-Alt-Industrial más grandes de todo Londres.

Hay muchos más pubs y clubs que todavía no probé, así que no puedo opinar, pero prometo hacerlo pronto.

Un beso corazones.

Nota: como no tengo cámara de fotos todas las fotos están sacadas de Wikipedia. 

Anuncios

Sana y salva

Estándar

Los últimos días han sido un poco caóticos. Por fin estoy medio instalada en Londres. La verdad es que he tenido bastante ayuda y mucha suerte así que no hay queja. Estos días, mientras buscaba alojamiento, aproveché para conocer la zona, ver qué lugares me convenían más, investigar cosinas.

La verdad es que lo del alojamiento es una porquería. Buscaba algo céntrico que me permitiera desplazarme andando al trabajo, por Camden Town que además es una zona bastante interesante. Así que con mucha ilusión me pongo a buscar. Lo primero que me encuentro es que los precios rondan las 700 libras al mes por una habitación en piso compartido, me parece una sobrada pero bueno, “es el centro” me digo y me animo a ver personalmente un par de habitaciones. Horror, que visión más espantosa. Habitaciones minúsculas en pisos minúsculos en muchas ocasiones sin ni siquiera salón, con cocinas enanas, ventanas sucias (no, lo siguiente) y porquería por todos lados. ¡Un ascazo!. Y yo me pregunto cómo no les da vergüenza enseñar la casa teniéndola en semejante estado. Porque vale que sea enana, vale que la fianza que te piden sea mayor que el precio de todos los muebles de la casa entera pero aunque una no es una obsesa de la limpieza me gusta vivir sin exponerme a infecciones ni ataques de claustrofobia, ya veis remilgada que es una.

Por suerte no todo el mundo es así y con la suerte que me caracteriza (porque he de reconocer que nací con una flor en el culo) encontré una habitación de dimensiones adecuadas, con cama doble, con un montón de cajones, estanterías, armario grande y salida a un patio (evitando así ataques claustrofóbicos). Además está en la zona perfecta por un precio más que razonable, un chollo que no podía dejar escapar así que aquí estoy. Ayer me mudé con la suerte añadida de que también llegó a la casa una chica que ocupa el cuarto de al lado y tanto ella como yo estamos convencidas de que nos vamos a llevar genial, así que ya hicimos planes para ir al cine y salir a moverlo a ritmo de rock el fin de semana.

Por otro lado ayer visité la universidad, escogí escritorio, me dieron las contraseñas así que empezaré con el trabajo antes de terminar la semana. Ya tengo ganas de empezar.

Antes de terminar os daré un consejo gratuito por si tenéis pensado visitar Londres y no tenéis muy claro donde cambiar los euros. Muchos de vosotros ya sabréis que cambiar divisas en el aeropuerto es un atraco, como lo es cambiarlo en los bancos. Me decidí a investigar en las tiendas  estas de souvenirs regentadas por paquistaníes, indios etc. y descubrí que son los mejores lugares para cambiar. Aproximadamente por cada 100 euros te dan 82 libras (algunos te dan hasta 82,5 euros) que está bastante bien. Estas tiendas abundan en Oxford Street, aunque por la zona de Camden también he visto alguna. Pues ale, este ha sido el briconsejo de hoy.

Un beso corazones.