Archivo de la etiqueta: Amor

Fiestas Populares

Estándar

Como cada verano España está repleta de fiestas populares. Y mi muro de Facebook repleto de animales torturados y muertos. Una persona racional de un país del S. XXI no verá la conexión entre estos dos enunciados pero tratándose de España creo que todos ya imagináis por donde van los tiros.

Tratándose de tortura y muerte de animales indefensos puedo caer en la tentación de dejarme llevar por mis sentimientos. No hay nada malo en ello, lo sé, pero me gustaría que esta entrada sirviera para invalidar los supuestos argumentos dados por algunos sectores de la España más casposa, desde un punto de vista racional y científico.

Iré argumento por argumento:

Argumento Nº 1: El primer argumento que cualquier pro- <inserteaquicualquiermaltratoanimal> es que es una tradición cultural. Es una “fiesta” que se lleva celebrando durante muchos años y acabar con ella es negar una parte de nuestra cultura. Echemos un vistazo a varios sustantivos que deberíamos tener claro antes de continuar: tradición y fiesta. Como vemos en la RAE, ninguna de estas definiciones hace ningún tipo de referencia a su valor ético.  Este argumento se basa pues en la premisa de que:

“Cualquier tradición festiva es éticamente aceptable por el mismo hecho de ser una tradición y una fiesta”.

Aunque es muy peligroso poner un ejemplo en este caso, lo pondré (me gusta vivir al límite) para mostrar que esta premisa es falsa.

Consideremos la ablación genital femenina. Es una tradición ya que se trata de un ritual que se transmite de generación en generación. Es cultural ya que forma parte del modo de vida y costumbres de un conjunto de individuos. Y aunque nos parezca un barbaridad en los lugares donde se realiza es considerada una fiesta. Pero que sea tradicional, cultural y festiva no quita que sea una aberración y por supuesto inaceptable y que merece ser sancionada muy duramente.

Argumento Nº2: En el caso del toreo se utiliza muy a menudo eso de que el toreo es un “arte”. Ok, de nuevo me remito a la RAE. La segunda defición de la RAE es (literal):

2. amb. Manifestación de la actividad humana mediante la cual se expresa una visión personal y desinteresada que interpreta lo real o imaginado con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros.

Dudo que el toreo sea una visión personal y desinteresada de algo, pero tampoco sé mucho del tema, lo que sí sé es que no interpreta nada, y mucho menos con recursos plásticos, lingüísticos ni sonoros.

De modo que no, las pajas mentales sobre lo que es y no es arte no sirven. El toreo (ni ningún otro tipo de tortura animal) es un arte ni merece ser tratado, ni protegido como tal.

Argumento Nº3: El animal no sufre. Otra de las clásicas en cualquier contexto, sean corridas de toros, lanzamiento de cabras desde campanarios, encierros… Pero volvamos a las clases de biología del insituto. Si algo nos caracteriza a los vertebrados (tú tambien eres un vertebrado) es un aparato nervioso muy complejo, con órganos sensitivos y motores muy desarrollados que les permiten enfrentarse o huir si se encuentran en una situación amenazadora. Además, gracias a este sistema también sufren dolor, una respuesta natural que avisa de que algo en su organismo va mal o de que está en peligro. Por lo tanto, sí sufren. Les duele. ¿En serio alguien creía que clavarle una lanza a un toro no le hacía daño?

Pero también existen numerosos estudios que prueban que los animales sufren estrés. Una vez un pro-taurino se rió en mi cara cuando posteé esta afirmación en un comentario de FB. Claro que probablemente este pro-taurino no haya visto un artículo científico en su vida o sepa si quiera que es un vertebrado. No hay cosa que más me irrita que los ignorantes que se jactan de su ignorancia. En fin… dado que existen numerosos estudios que confirman que los animales pueden  reaccionar a situaciones estresantes de la misma manera que un humano con estrés post-traumático, creo que queda claro que, aún sin tocarles un pelo (cosa que nunca ocurre) los animales sufrirían psicológicamente.

Argumento Nº4: También es muy común, en este caso entre los defensores del toreo, eso de que: “si no existieran las corridas de toros, el toro bravo se extinguiría”. Se ve que hay muchos naturalistas entre los pro-taurinos. Yo soy asturiana y en Asturias otra cosa no habrá pero vacas… pufff… muchísimas. Para mi sorpresa las vacas no se reproducen por esporas, necesitan un macho y el macho de la vaca es…. efectivamente ¡el toro! Se denominan toro de lidia o toro bravo a determinados especímenes de toro, digamos que “normal” (Bos Primigenius Taurus), que debido a ciertas características concretas han sido seleccionados y criados para espectáculos taurinos. Así que no, no existen los Taurus Bravus como especie en peligro de extinción. Podemos estar tranquilos.

Argumento Nº5: el argumento económico. Personalmente creo que una actividad económica es irracional, inmoral y no viene sustentada con argumentos científicos que confirme sus beneficios para la humanidad, el hecho de que genere beneficios económicos no es suficiente para apoyarla. Y es que tengo la loca costumbre de considerar que hay valores por encima del valor estrictamente económico de cualquier objeto, animal, persona u actividad. Aún así, repasemos un momento y sin entrar en demasiados detalles el sector taurino por ejemplo, que sería el que más “beneficios” generaría.

Criar toros de lidia es un negocio caro. Entre alimentación, cuidados, personal, mantenimiento de la finca etc. la inversión es muy fuerte. Sin embargo, tambien es cierto que las ganaderías reciben subvenciones directas, además del dinero que se invierte para fomentar las corridas y festejos taurinos. Si reciben estas subvenciones (públicas, con tu dinero y el mío) queda claro que no es un negocio muy provechoso. La asistencia a eventos taurinos se ha desplomado, en parte debido a la crisis y en parte por la concienciación ciudadana sobre protección animal. Si como he dicho antes estos espectáculos no benefician a la humanidad, no  son “arte” y el hecho de ser “tradición” no los convierte en éticamente aceptables… ¿por qué subvencionarlos? Muchos exponen los miles de empleos que se perderían y en este punto tienen razón pero, también es cierto que el desarrollo de la civilización hace que desaparezcan empleos y se creen nuevos tipos de empleo, ya no necesitamos verdugos como en la edad media y sí necesitamos, por ejemplo, programadores, que no existían hace un siglo. El caso no es fomentar mediante ayudas y subvenciones un tipo de economía claramente amoral y decadente. Las subvenciones deberían ser utilizadas para fomentar el empleo en una nueva economía, ética y sostenible. También podría utilizarse para mejorar la escuela pública y ofrecer una enseñanza de calidad, laica y libre de “tradiciones” crueles. O para mejorar la sanidad, o para ayudar a las personas dependientes a tener una vida digna. O para una televisión pública de calidad, cultural y apolítica. O para todo a la vez. Cualquiera de estas sugerencias que escribo sí benefician a la sociedad en su conjunto sin perjudicar a un sólo animal (humano o no).

Por último me gustaría recordad que leer un libro, ver una película, una visita a un museo de cualquier tipo, una caminata por el campo, hacer deporte, tomarse una cerveza en un bar, bailar en una discoteca o con una orquesta en una “fiesta de prao”, viajar, hacer manualidades, etc… son cosas divertidas que se hacen sin torturar a nadie. ¡¡¡Y hay muchas más, flipa!!!

Sé que se me quedan muchas cosas en el tintero, datos, etc… pero no espero tener toda la verdad. Así que os animo a buscarla y analizarla por vosotros mismos. Ya me contaréis vuestras conclusiones.

Un beso corazones.

 

 

 

Anuncios

Gabriel García Márquez: Amor en los tiempos del cólera

Estándar

¿Qué puedo decir que de García Márquez que no se haya dicho aún? Es un genio. Sí ya sé que eso ya se ha dicho pero no encuentro mejor manera de definirlo. Amor en los tiempos del cólera no es la primera novela que leí de él aunque posiblemente la que más me ha gustado. Soy una romántica.

La historia transcurre entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX  en la localidad colombiana de Cartagena de Indias. Relata el triángulo amoroso entre Florentino Ariza, Fermina Daza y el doctor Juvenal Urbino. Florentino Ariza es un joven miope, de aspecto vulnerable y ropajes sombríos que se enamora de Fermina Daza al llevarle un telegrama a su padre. Su enamoramiento es apasionado y profundo y, cuando el padre de Fermina, Lorenzo, se lleva a la muchacha lejos para evitar esta historia de amor, Florentino le jura fidelidad eterna y que me mantendrá virgen para ella.

Pero la vida muchas veces nos aleja de nuestras intenciones. Fermina regresa a Cartagena y es pretendida por un apuesto doctor de buena familia y, aunque al principio ella todavía guarda en su corazón el recuerdo de su amor adolescente, se lleva una decepción al encontrarse con Florentino cara a cara después de un año de ausencia. Decide pues, ante la alegría de su padre, contraer matrimonio con el doctor Juvenal Urbino. 

 

A partir de aquí la novela relata la vida de los personajes desde la belleza, pasión, el amor y los conflictos propios de la juventud hasta la comprensión, aceptación y los achaques propios de la senectud para recordarnos que no sólo existe una manera de amar. El amor es complejo, a veces se muestra apasionado y descontrolado, otras reposado, a veces apenas se distingue de una amistad, y en algunas ocasiones aparece tras años de convivencia y confidencias. El amor no tiene edad y puede ser hermoso incluso cuando ya peinamos canas y nuestro cara aparece surcada de arrugas.

García Márquez es un mago de las palabras. Sus personajes parecen respirar a través de las páginas y las situaciones a las que se enfrentan a veces son tan absurdas que en vez de restarle credibilidad a la fantasía, añade fantasía a la realidad.

No tengo la habilidad de García Márquez con las palabras así que para que entendáis mejor mi entusiasmo lo único que puedo hacer es recomendarlo.

Un beso corazones.

 

 

Por qué no tengo novio…

Estándar

Hoy voy a responder a una de esas preguntas que más de uno sé yo que se ha hecho (y me han hecho) en muchísimas ocasiones. Por qué no tengo novio… (si soy guapa suelen apostillar después).

Si yo hubiera nacido hombre lo más probable es que a nadie le importara si tengo pareja o no la tengo. Pero soy mujer y eso convierte mi vida sentimental en un asunto de interés y curiosidad.

Se han formulado diversas hipótesis al respecto… hay quien me considera una especie de “femme fatale” (gracias), otros dirán que soy feminista, alguno incluso sugirió que soy “demasiado lista” para que un hombre me soporte… no sé cada uno se habrá montado su película pero muy pocos (o casi nadie) pensó en la respuesta más obvia: estaba demasiado ocupada poniendo mi vida en orden como para tener pareja. Y es que la vida es cuestión de decisiones. En mi caso siempre tuve muy claro lo que quería ser en la vida, que se resume a ser feliz. Para ser feliz necesitaba conocerme y realizarme como persona, y eso es un viaje que debía hacer sola. Durante ese proceso viajé bastante, conocí nuevas gentes y culturas, re-descubrí mi pasión por la ciencia y tuve muy claro a dónde quería llegar antes de dar el siguiente paso.

Mucha gente no siente esa necesidad y con tener familia, amigos y trabajo ya se siente completo pero para mí eso no es suficiente. Siempre tuve la sensación de que jamás haría feliz a nadie si primero yo no me sentía profundamente realizada. Aún así, debo admitir que por presión social más que inquietud personal, tuve algunas parejas aunque casi desde el principio tenía la certeza de que no iban a funcionar. Ojo que cuando sigo presión social no digo que haya personas concretas que me hayan presionado, sino que la sociedad en su conjunto te hace creer que como mujer si no tienes pareja eres rara.

Así que tuve parejas y me niego a decir que esas relaciones fueron una equivocación porque no es verdad. Aprendí, y mucho. Y las mayores lecciones fueron algo muy simple: la paciencia es una virtud y todo llega a su debido tiempo. Así que es inútil forzar algo cuando no se está preparado.

Hoy en día creo que he llegado a donde debía llegar en esta etapa y como siempre que se consigue un objetivo me encuentro feliz y realizada (achievement unlocked, 15000XP) y sobre todo, lista para pasar al siguiente nivel. ¿Qué me deparará el siguiente nivel? Pues más retos, preocupaciones y logros, eso seguro y quizás, ahora sí, si se da el caso, un buen mozalbete.

Un beso corazones.

 

 

 

Secretos inconfesables

Estándar

Una vez más voy a destruir un mito y abriros mi corazón en un post breve pero muy íntimo y personal. Y es que a punto de llegar el San Valentín del año que cumpliré 30 años es hora de contaros la verdad. Es una decisión muy meditada, tomada en perfecto estado mental y sin coacciones de ningún tipo.

Tras muchos años de labrarme una reputación de chica dura e independiente es hora de que me sincere.

Soy una (presunta) romántica.

SAN VALENTIN HUMOR GRAFICO Cupido estrellado contra edificio¿Qué? ¿A que esto no lo esperabais?

Pues sí, lo de mi romanticismo era algo que sospechaba pero la confirmación me llegó el otro día, sorpresivamente, cuando me emocioné al ver una película romántica que acababa en boda, flipé. Me gustan las flores (orquídeas o rosas rojas) y los bombones, todo un clásico. Además, el otro día me compré un molde para bizcochos en forma de corazón y envoltorios para cupcakes en colores pastel. Así que supongo que eso significa que soy una romántica. Afortunadamente mi romanticismo es algo que todavía puedo controlar y no caer en ñoñerías. No soy un oso amoroso. Como atenuantes debo decir que no me gusta la canción ligera y no soy aficionada a la poesía. Tampoco creo en medias naranjas ni en el destino. También hay cosas que jamás haría porque no creo en el amor incondicional, excepto para mis mascotas y mi familia. Pero sí que hice algunas tonterías por amor y estuve a punto de hacer muchas más. Creo que hay suficientes indicios como para acusarme de romanticismo en segundo grado con atenuantes.

¡Ale! Ya lo dije. Espero no haberos decepcionado y que no seáis muy duros conmigo.

Un beso corazones.

(Orquídeas, rosas o bombones)