Archivo de la categoría: Mis Críticas de Cine

Ciudadano Welles

Estándar

Estados Unidos, años 30.

Tras el crack de la bolsa del 29, Estados Unidos se sumía en una etapa de crisis, denominada la “Gran Depresión”. El entonces frágil sistema bancario estadounidense se había ido a pique, se reducían las importaciones de productos, el flujo de préstamos se reducía considerablemente, grandes y pequeñas empresas cerraban sus puertas y miles de trabajadores se quedaban en la calle. Poblaciones enteras se sumieron en la pobreza y la miseria y en la radio,  que de aquella era el medio de información más extendido, interrumpía constantemente su programación para dar malas noticias. Entre la población se habían instalado sentimientosde tristeza, resignación e incluso culpabilidad.

En 1937, un impactante desastre azotaba la localidad de Lakehurst en Nueva Jersey.  El  dirigible LZ 129 Hindenburg convertido en una bola de llamas se desmoronaba frente a los atónitos espectadores, que esperaban el aterrizaje de esta maravilla de la ingeniería alemana. El periodista Herbert Morrison retransmitía el acto que se termino por convertise en un infierno donde murieron 36 personas. Su dramática grabación fue escuchada en directo por miles de espantados ciudadanos de todo Estados Unidos.

Un año después, en 1938, el mundo se inquietaba ante la figura de Hitler. En Europa se respiraba aires de guerra a pesar de los esfuerzos del Reino Unido y de Francia por aplacar a Hitler y evitar la contienda. En Octubre de 1938 y bajo los Acuerdos de Munich, Alemania anexionaba el territorio checoslovaco conocido como Los Sudetes a Alemania. Las retransmisiones en las radios de todos los hogares estadounidenses eran cortados con emisiones especiales en las que detallaban los acontecimientos que tenían lugar en Europa y que desembocarían poco después en la II Guerra Mundial.

Como podéis imaginar los años 30 fueron un período muy complicado económicamente en Estados Unidos, cocinado en un clima de tensión pre-bélica a nivel mundial y aderezado con repentinos desastres impactantes retransmitidos en directo. Cuando un programa de radio era cortado para anunciar algún suceso de última hora ya sabían que no iban a ser buenas noticias. Y estos cortes sucedían muy a menudo.

Y entonces, la noche del 30 de Octubre de 1938, hace exactamente 75 años, aparecía en la sede de la CBS de Nueva York un joven de 23 años y su compañía para dramatizar la novela de H.G. Wells “La Guerra de los Mundos”. A la misma hora la NBC retransmitía su famoso programa de humor “Chase and the Sanbourn Hour”.  Entre los sketchs humorísticos, se introducían pequeños interludios musicales donde, al igual que hoy en dia hacemos zapping, los oyentes aprovechaban para cambiar el dial. Para cuando muchos oyentes sintonizaron la CBS se producía un primer corte de un supuesto programa musical anunciando una última hora: varias explosiones habían sido detectadas en la superficie de Marte y unos rayos azulados parecían dirigirse en dirección a la Tierra. A continuación, un periodista entrevistaba a un importante profesor del Departamento de Astronomía de la Universidad de Princetown que intentaba explicar la natulareza de los rayos y, de paso, daba ciertos detalles sobre los conocidos como canales marcianos. Apenas unos minutos después, otro corte en la retransmisión anunciaba que un meteorito acababa de impactar en la pequeña localidad de Miller´s Grove, Nueva Jersey.  El periodista y el profesor se trasladaban hasta la pequeña granja para observar el meteorito para descubrir un cilindro metálico del que aparecían algo parecido a tentáculos que atacaban a la población y a las autoridades reunidas a su alrededor.

El temor comenzó a cundir entre los radioyentes. Su nación estaba siendo atacada por una criatura, ¿o quizás fuera un objeto tecnológico?. Aunque la reacción de la población fue, ciertamente exagerada, sí que es cierto que algo sucedió. Muchos ciudadanos alarmados y confundidos, recogían sus pertenencias más básicas y huían a lugares abiertos lejos de las grandes ciudades. Las centralitas telefónicas se colapsaban, todos querían saber si sus familiares y amigos estaban a salvo, otros llamaban o simplemente se presentaban en las comisarías asustados. Muchos miraban espantados por las ventanas esperando ver monstruosos tentáculos e incluso decían sentir el humo de los gases, no podían respirar, no entendían qué estaba sucediendo, un pánico irracional se apoderaba de cientos de personas.

A la media hora, la policía ya se había personado en la CBS para forzar al programa a incluir una cuña que advirtiera de que todo era simple ficción. Pero Orson Welles sabía que no podía interrumpir la historia así como así arriesgándose a cortar el ritmo de la obra, así que esperó 10 minutos más. A los 40 minutos desde el inicio de la retransmisión, se introducía la cuña advirtiendo de que todo era una dramatización de la novela de Wells. A esas alturas muchos ya habían abandonado sus hogares y huían despavoridos.

Cuando se conoció la verdad, la CBS, la compañía de teatro Mercury y el propio Orson Welles recibieron numerosas críticas por hacer cundir el pánico de esa manera. Pero también muchos elogios. El propio Welles saltó a la fama internacional y la compañia de cine RKO le ofreció un contrato para realizar una película por año durante los siguientes tres años. La primera de estas películas fue su aclamada “Ciudadano Kane”, considerada por muchos la mejor película de la historia, pero que sin duda es la obra maestra de un genio.

El titular de The New York Times tal día como hoy hace 75 años.

Las causas de que la retransmisión de “La Guerra de los Mundos” tuviera ese efecto en la población nunca se sabrá a ciencia cierta. No hay duda que la originalidad de la propuesta, su magnífico ritmo y un elenco de actores de alta calidad tuvieron algo que ver. Unido claro está a un clima de tensión política y social, malosentendidos, falta de razonamiento crítico e irracionalidad humana.

“Recuerden en los próximos días

la terrible lección que han aprendido esta noche. 

Si su timbre suena y no hay nadie allí,

no era ningún marciano,

esto es Halloween.”

Feliz Halloween corazones

Anuncios

Una de cine: Kontroll

Estándar

Hoy me percaté que, pese a que el cine es una de mis mayores aficiones jamás había escrito ninguna entrada sobre ninguna película. Así que hoy me propuse animaros el finde con una recomendación para cinéfilos: Kontroll.

Kontroll_Control-317705850-largeKontroll (2004) es el debut del director y guionista americano de origen húngaro Nimród Antal. Es un thriller ambientado en el metro de Budapest donde un grupo de controladores del metro se aseguran que todos los usuarios hayan pagado su ticket o abono. No es tarea fácil y tanto el protagonista Bulcsú (Sándor Csány), como sus compañeros tienen que tratar todos los días con la indiferencia, insultos, malos modos e incluso palizas que le propinan los usuarios. Además, para complicar aún más su existencia está “Roadrunner” un joven que se considera miembro de la Sociedad de Liberación de Pasajeros y se dedica a rociarles con spray. También tiene su momento romántico, con una joven vestida de oso rosa, hija de un maquinista alcohólico que enamora a Bulcsú a primera vista. Pero además, en los oscuros túneles del metro un misterioso personaje encapuchado se dedica a empujar a la gente a las vías.

No voy a desentrañar más detalles sobre la trama, ya que mi intención es que la veáis y la disfrutéis.

 

LO MÁS:

– La ambientación. Oscura, claustrofóbica, misteriosa, fantástica. El sistema de metro como un mundo paralelo, con sus normas, sus personajes y sus historias ajenas a la vida ¿real? en la superficie. En la noche perpétua del subterráneo no existe ciclo día-noche, desorientación temporal total.

– Los personajes. Extraños, incompetentes, marginados, sucios, unos parias… ¡¡me encantan!!

– Mucha dosis de humor negro a lo Tarantino y aunque hay poco (o casi nada de) gore, sin llegar a ver, lo que se intuye da muchísima grimilla.

– Para ser su primera película como director, Antal hace un trabajo de sobresaliente.

LO MENOS:

No es una película perfecta. Parece que falta algo en la trama, en cierto modo parece incompleta. Es cierto que no se necesitan muchos detalles para disfrutarla  y soy la primera que detesta el cine masticado y regurgitado pero al final de la película, el encapuchado motiva un cambio de actitud en el protagonista y no queda claro por qué. La persona con la que vi la película discrepa conmigo y cree que no se necesitan más explicaciones, según él, tal cual es perfecta, así que a ver si la véis y ya si eso me comentáis que os parece.

Un beso corazones.

Aquí el trailer en español:

http://www.youtube.com/watch?v=DUFOlw1MLpA