Camino de Santiago

Estándar

¡Hola, holita!

El mes pasado estuve haciendo el Camino de Santiago Primitivo con mi madre, y quería compartirlo con vosotros.

Comenzamos en Oviedo el pasado 9 de Mayo. Éramos jóvenes e inexpertas y estábamos llenas de ilusión. Aunque ya empezamos con problemas para sellar la credencial del peregrino (la catedral no abre hasta las 10), finalmente encontramos una iglesia abierta y pudimos comenzar nuestro viaje.

En la primera etapa llegamos hasta San Juan de Villapañada, poco después de Grao. El primer día la verdad que yo lo llevé bien, aunque al final de los 30 km mi espalda ya resentía el peso de la mochila (unos 6 o 7 kg), la verdad que no lo lleve tan mal como esperaba… Otra cosa es mi señora madre, que con mucha ilusión al principio, a poco más tira la mochila por el primer puente que vió. Obviamente, como comenzamos ese día, tambien era nuestra primera noche en un albergue aclarando nuestras dudas y temores con el hospitalero Domingo y otros peregrinos.

Conforme los días pasaban y las etapas se hacían más duras atravesando montañas y pasando Salas, Tineo y un sinfín de pueblines por el camino, la espalda y los pies se iban resintiendo más. Me salieron rozaduras en los talones que por momentos me provocaban calambres en los pies, y el dolor de espalda por culpa de la mochila no hacía más aumentar. Comenzamos a incluir en nuestra dieta diaria ibuprofeno y paracetamol además de untarnos diariamente en cremas y potingues para calmar el dolor de articulaciones y músculos.

Pero aunque lo parezca, estas vacaciones no fueron una tortura. Más bien lo contrario, el dolor de músculos, articulaciones y pies, era compensado con creces por las conversaciones en el camino,  la camadería en los albergues, la superación personal, los momentos de risa, los momentos de silencio y los lugares mágicos que nos fuimos encontrando por el camino.

Durante los 13 días que duró nuestro camino, sólo en un momento se me pasó por la cabeza abandonar. Durante la etapa de Los Hospitales, donde el cansancio, la lluvia, el viento y la niebla, las rozaduras en los pies y la mierda de la capa impermeable, me hicieron añorar el calor de una tarde de sofá y Netflix. Aquella noche decidimos dormir en un hotel, porque nosotras lo valemos, y ya al día siguiente contiuamos nuestra aventura con las mismas ganas.

En el camino vives el día a día. Te levantas y comienzas a caminar. Tus planes no llegan más allá de llegar al hotel y tomarte una cerveza. Los días los cuentas en etapas y no en días. Ya no hablas del martes o el miércoles, sino de la etapa tal o cual. Lo mismo con las personas, en la mayoría de los casos no sabes a qué se dedican, cómo son sus vidas, si tienen familia, pero se convierten en compañeros de camino.

El Camino fue, sin duda, una experiencia inolvidable que, incluso en los momentos más dolorosos, supe que no se puede quedar sólo en una vez. Me gustaría hacer otros caminos, sin embargo, el camino Francés probablemente quede descartado. Mi experiencia en las etapas en las que el Primitivo se junta con el Camino Francés no es tan buena. Una vez los peregrinos del Francés se une, el camino se vuelve una verbena. La gente se va parando en todos los bares que se encuentra (que por cierto son un montón), muchos hacen largos tramos en taxi, otros envian las mochilas por correos, otros hacen las tres cosas a la vez. Además los tramos por carretera se incrementan y se convierten en una tortura para los pies.

Os dejo con unas cuantas fotos de nuestra aventura y ya de paso, dedico esta entrada a mi madre y a nuestros compañeros de camino Iván y Manu.

Un beso corazones.

13340579_10209661939370083_1015602012_o (1)

A la salida, en la catedral de Oviedo. ¡Cuánta ilusión e inocencia!

13313776_10209662222617164_121544994_o

Muchos bosques…

13323927_10209662212856920_23238857_o

y ríos

13324219_10209662225457235_253171421_o

Vista desde el albergue de Borres

13321191_10209662220017099_1722441323_o

Molino en algún lugar

13323862_10209662230817369_1430277665_o

En la ruta de Los Hospitales

13321013_10209662243497686_937386785_o

Ermitas por doquier

13321165_10209662251457885_2066626991_o

De vez en cuando hay que descansar

13321092_10209662253337932_763311020_o

Lugar de descanso y ¿meditación?

13313909_10209662250777868_2143387377_o

En Lugo

13324366_10209662240137602_1029950622_o

Mi madre buscando a la bruja de Blair

13340624_10209662245177728_1654048584_o

Más iglesias en el monte

13324368_10209662242297656_2063455908_o

En la frontera galaico-asturiana

13324167_10209662246537762_1642907435_o

Casa abandonada

13340683_10209662260098101_172456797_o

Monte do Gouzo

13340387_10209662258378058_681085037_o

En Santiago

13313742_10209662270418359_1394914756_o

Plaza del Obradoiro

Anuncios

»

  1. Prescioso resumen que comparto totalmente .Yo tambien vivi esa experiencia y se la recomende muchisimo a tu madre buena amiga y compañera .Un saludo para ambas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s