Tetas, pollas y divulgación científica

Estándar

El otro día leí un artículo que comenzaba por la prometedora pregunta: “¿Qué relación hay entre tetas y Marte?”. Como la científica planetaria que algún día pretendo ser no se me ocurrió absolutamente ningún tipo de relación así que seguí leyendo la noticia. El artículo trataba sobre mujeres astronautas. Pero no sobre las glándulas mamarias de éstas, sino sobre su todo su ser celular. ¡¡¡¡Claro!!! Que tonta soy… ¿cómo no se me había ocurrido? Las mujeres tenemos tetas, mira que pasárseme cuando tengo dos continuamente unidas a mi. El artículo en sí venía acompañado por un hastag #LunesTetas que no me parece ofensivo de por sí. Investigando otro tipo de artículos bajo el mismo hastag me encontré con numerosos artículos muy interesantes sobre tetas, concretamente sobre cáncer de mama y otras afecciones que sufren las glándulas mamarias.

Entonces ¿qué fue exactamente lo que me ofendió? Lo que yo considero inapropiado es la utilización de la palabra “tetas” como sinónimo de mujer, en este caso sinónimo de mujer astronauta. Todo el complejo ser celular (porque el artículo trataba de ratios de radiación que suele afectar a nivel celular y no exclusivamente a las células mamarias) de una astronauta quedaba reducido a eso, lo que al parecer somos y a veces se me olvida, un par de tetas.

Hablando con el vikingo y con mis colegas de trabajo todos coincidieron conmigo, en ese artículo el hastag e intentar relacionar las tetas de las astronautas con Marte era absurdo, además de inapropiado. Pero al parecer para muchos hombres y colegas (españoles casualmente) la respuesta de muchos y seguro que muchas como yo les pareció exagerada. Hay quien cree que lo que me resulta ofensivo es la palabra tetas: tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas,  tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas,  tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas,   tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas,  tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas,  tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas,  tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas,  tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas,  tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas,  tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas, tetas.

Otros piensan… bueno, ya sabéis… estas feministas siempre tan histéricas.

Lo que me resulta ofensivo es referirse al todo (astronauta, científica, mujer) por la parte (tetas).

Ahora han decidido poner el hastag #LunesPollas. Estoy convencida que en este caso todos, o la gran mayoría de los artículos se referirán exactamente a eso, penes. Imaginaros que yo escribiera bajo el hastag #LunesPollas para hablar sobre la diferencia de peso entre bomberos y bomberas, quedaría al menos, un poco raro. Nadie utiliza la palabra polla para referirse a hombres en su conjunto como sí sucede al contrario. Nadie excepto yo, que cuando entro en una conferencia científica y veo el ratio hombre-mujer tengo la tentación de exclamar: “¡Qué de pollas!”…

Un beso corazones

Pd: Estoy deseando ver las estadísticas de este post. Tengo el presentimiento de que voy a batir records de visitas…

Anuncios

Acerca de abigailcalzadadiaz

Licenciada en Geología, siempre he sido una gran entusiasta de la exploración espacial. Esta afición me ha llevado a ser Punto Nacional de Contacto para España en Space Generation Advisory Council. También he realizado el SSP'11 y el Máster en Ciencias Espaciales de la Universidad Internacional del Espacio. Pero también disfruto con los pies en la tierra, en contacto con la naturaleza, cocinando o tomando una cerveza fresca en una terraza en verano.

»

  1. Seguro que por utilizar la palabreja esto se llena, yo una vez escribí uno sobre la obsesión de mi amigo el Crij con las tetas y aquello fue el no va más.

    Por cierto, me he acordado al hilo de mi ex jefe acosador sexual, voy a potar al servicio.

    Besojjj

    35+5

    • La verdad que está recibiendo más tráfico del habitual pero estoy contenta porque la mayor parte ya conocen la historia. Al parecer no fui a la única a la que le pareció inapropiado. Besines!!! 0+0 😉

  2. Hola Abigail,
    Soy el autor de la entrada a la que haces referencia. Tus reflexiones me parecen muy interesantes, pero me gustaría matizar un par de puntos:

    1- Yo no he sido el creador de la iniciativa #lunestetas, así que no me siento responsable para asumir las quejas -o las alabanzas- sobre la idoneidad o el buen gusto de la misma (quejas que por otro lado son totalmente legítimas, faltaría más). De cualquier modo, eso no me exime de ninguna responsabilidad sobre lo que yo haya escrito, pero creo que es importante aclarar este punto. Que cada palo aguante su vela 😉

    2- El artículo habla claramente de que existe un mayor riesgo de cáncer mortal para las mujeres que realicen misiones de espacio profundo (como un viaje a Marte) que para los hombres. Cierto que ese riesgo es marginal, pero existe y la NASA lo tiene MUY en cuenta. Creo que se trata de un dato desconocido para el gran público y, por eso, es un tema interesante. Yo no me he inventado los datos ni los estudios de la NASA que puedes consultar al final del artículo. De hecho, la selección de tripulaciones en la ISS se ve afectada claramente por estos criterios de dosis límite de radiación (que se lo pregunten a Peggy Whitson, por ejemplo, como leemos en este artículo: http://www.space.com/22252-women-astronauts-radiation-risk.html , artículo que yo no he escrito, por cierto 😉 . Si los criterios de la NASA son demasiado conservadores o no, es otro asunto, pero la realidad es la que es.

    3- El incremento en la probabilidad de cáncer de las mujeres parece que se debe principalmente a las glándulas mamarias femeninas (los hombres también tenemos tetas), pero si no expresé de forma contundente esta relación en el artículo es porque hay evidencias de que podría deberse también a la mayor probabilidad de padecer cáncer de útero u ovarios (en incluso cáncer de pulmón). Yo no soy ni médico ni oncólogo, así que no me siento capacitado para asegurar qué órganos son los más sensibles (aunque, insisto, en la literatura que he consultado las glándulas mamarias suelen ser las protagonistas).

    4- Huelga decir que yo no creo que las mujeres -ni los hombres- sean solamente un par de tetas. Vivimos en unos tiempos que a veces hay que dejar claro lo evidente por temor a confusiones. Si alguien se ha sentido ofendido/a por el artículo, me disculpo, en tanto en cuanto no era intención despreciar a nadie, ni denigrar a la mujer. La iniciativa #lunestetas era una excusa para divulgar ciencia -y de forma no sexista, que nadie se confunda- de forma divertida. Y a tenor por la repercusión creo que ha conseguido su objetivo.

    5- Sea como sea, agradezco tu reflexión pública. Siempre es interesante contrastar opiniones.

    Un saludo y te deseo mucha suerte en tu carrera (apasionante como pocas).

    • Hola Daniel,

      Primero me alegra un montón que me hayas escrito!!!! Milagros de internet, que mi opinión llega directamente al origen!!!
      Yo soy consciente de las tasas de radiación existentes entre hombres y mujeres. Parte de mi trabajo es relacionado con exploración espacial humana y atiendo habitualmente a las reuniones del Global Exploration Roadmap promovido por casi la totalidad de las agencias espaciales donde, entre otros temas, se trata este, además de asistir a otras muchas conferencias sobre este campo. Entre todas las charlas, formales en conferencias e informales tomando cervezas, que he tenido con gente que trabaja en ello, como con astronautas difieren con la conclusión a la que tu llegas de que ESE será el motivo de por qué los hombres serán los primeros en pisar Marte. Todos coinciden conmigo en una cosa, que si, que el hombre llegará antes a Marte pero no por la radiación sino por las dificultades que se encuentran las mujeres en ciencia y tecnologia. Me remites a un artículo en Space.com y si, de nuevo, la tolerancia a la radiación es uno de los factores que discriminan, me consta, pero como bien apunta Benhken hay otros factores. Él dice que si no fuera por el ratio de radiación se doblaría el numero de candidatos pero eso me choca teniendo en cuenta que la proporción astronautas mujeres-hombres sigue siendo muy muy muy muy muy muy muy muy desigual. Primero porque hay muchas menos mujeres en ciencia e ingenieria, y segundo por lo que implica ser astronauta, mucho más dificil para acceder si eres mujer por diferentes motivos. Además de que se está investigando para disminuir la radiación recibida así que no creo que tu conclusión sea 100% correcta. De todas formas es pronto para saberlo porque queda bastante hasta una misión humana a Marte (aunque ya se esté debatiendo sobre ello).
      Pero a lo que vamos, en el artículo que escribí no discuto el contenido de tu entrada, ni siquiera discuto el hastag en sí (me parece estúpido ese hastag para promocionar ciencia pero esto es cosa mía y tampoco es para tanto). Lo que discuto es la presentación del artículo “¿Qué relación hay entre tetas y Marte?” Ya te digo yo que no hay ninguna, cero. Si publicas esta misma entrada en otra circunstancia hubiera dado palmas con las orejas. Me parece inapropiado utilizar ese hastag y esa pregunta al inicio para promocionarlo, me parece muy forzado y chabacano y la relación astronauta-tetas no es tan obvia como tú puedas imaginar.
      BTW y viendo que te interesa la Exploración Espacial échale un ojo al Global Exploration Roadmap si no lo has hecho ya http://www.nasa.gov/sites/default/files/files/GER-2013_Small.pdf (tengo que promocionarlo en todos lados y creo que no es muy conocido en España).
      Un saludo

      • Hola Abigail,

        Gracias por tu respuesta (ya ves que soy muy fácil de localizar, jeje). A la vista de tu contestación, creo que estamos mezclando tres temas distintos. A saber:

        1- El estilo/tono/titular del artículo. Aquí no entro. Eres muy libre de pensar que mi artículo parece escrito por un mono borracho o que simplemente no vale la pena. Pa’ gustos, colores 😉

        2- La iniciativa #lunestetas. Como ya he dicho, yo no soy el creador de la iniciativa. Asumo mi responsabilidad como partícipe de la misma y autor del artículo, ni más ni menos. Ni quiero ni puedo cargar en solitario con la responsabilidad de esta iniciativa y no creo que sea justo juzgarla -para bien o para mal- basándose solamente en mi artículo.

        3- El contenido del artículo. Teniendo en cuenta que es un artículo de divulgación y no un paper de Nature, a mi juicio esto es lo más importante. Tú misma dices que “no discuto el contenido de tu entrada”, así que no voy a repetirme. Tema zanjado por mi parte.

        Entonces el meollo de la cuestión está, corrígeme si me equivoco, en que no ves ninguna relación entre Marte y “las tetas”. Bien, pues yo sí la veo. Creo que el artículo expone claramente esta relación, pero la vuelvo a explicar:

        Ha quedado claro que existen diferentes dosis de radiación límites para el hombre y la mujer. Además, esa diferencia se debe principalmente a la mayor probabilidad de que aparezca cáncer de mama (¡tetas!, con perdón) y/o de ovarios. También está claro que un viaje a Marte convencional sometería a los astronautas a dosis de radiación que están por encima de las permitidas en sus normas internas. Por supuesto que se podrían mitigar estas dosis con nuevas tecnologías de propulsión (reduciendo el tiempo de exposición para evitar misiones de tipo conjunción) o apantallamiento (tanto activo como pasivo), pero no me negarás que en las arquitecturas de misión que se barajan hoy en día la radiación es un problema de primer orden. De hecho, en la última arquitectura oficial de la NASA, la DRA 5.0, se reconoce explícitamente que no es posible reducir las dosis límites a los valores que emplea la agencia actualmente en LEO. Por lo tanto,y teniendo todo esto en cuenta, creo que la relación es más que evidente.

        Ahora bien, entiendo que el titular te pueda parecer forzado, soez, exagerado o todo al mismo tiempo. Pero ten en cuenta que es un artículo de divulgación, no un paper. Lo digo porque sé perfectamente lo chocante que pueden resultar algunos titulares de divulgación cuando uno está acostumbrado al tono aséptico del lenguaje científico. Una vez más, estás en todo tu derecho de criticarlo, obviamente.

        Por otro lado, en ningún momento he dicho que la única limitación para un viaje a Marte sea la radiación. Si lees mi blog verás decenas de artículos sobre los desafíos tecnológicos de esta empresa. De hecho, y puesto que no soy médico, son los aspectos tecnológicos los que más me interesan. Pero sabes muy bien que la radiación es un tema fundamental en un viaje tripulado a Marte, así que me interesaba tratarlo en una entrada, con las limitaciones que esto implica (es un simple artículo, no un libro).

        En cuanto al Roadmap, lo conozco. Hablé del mismo en mi blog ya en 2011 cuando apenas era una idea que había gestado el HQ de la NASA para ajustarse a los recortes de la administración Obama:

        http://danielmarin.naukas.com/2011/10/06/hacia-donde-se-dirige-la-exploracion-tripulada-del-espacio/

        En definitiva, y creo que eso es lo importante, al final tenemos más cosas en común de las que nos separan. Y por eso es tan gratificante este intercambio de ideas 😉

      • Es que en mi post sólo hablo de un aspecto porque no entro en el artículo en sí, igual será que no se aprecia la relación con el cancer de mamas tanto como debiera. Sobre el estilo y el tono tampoco tengo una opinión de crítica ni nada, cada uno tiene su estilo y no me parece inadecuado. Repito lo que me ofende es el titular, la llamada a leerlo, y creo que por muy artículo de divulgación que sea hay cosas inapropiadas si no se explica claramente la relación. Al parecer hay algunas personas que leyendo el artículo pensó como yo, entonces es que esa relación con el cáncer de mamas no es tan evidente e igual hubiera sido conveniente haberla resaltado más. Porque el que el que la escribe la vea, no necesariamente los demás la vemos a no ser que se nos explique muy claramente.
        Sobre el hastag en sí yo no lo juzgo. A mi me parece sensacionalista y chabacano pero esa es una opinión personal y ya está. Como el que no me gusten las sardinas, me parecen asquerosas y que huelen mal pero hay a quien le gusta y las considera un manjar, por lo tanto yo no puedo y debo nada más que decir.
        Desde el 2011 ha salido el nuevo roadmap, el enlace es del de Agosto del 2013, una revisión actualizada por eso te lo apunto. En próximos meses se celebrará la reunión para implementarlo… Stay tuned.
        No me cabía duda que teníamos más cosas en común que la que nos separan. Y si las que nos separan son estas pijadas pues bienvenidas sean. 🙂

  3. Abigail,
    Yo soy una de las personas que cree que tu actitud respecto al artículo de Daniel Marin ha sido exagerada. Evidentemente, mi opinión es tan valiosa como la tuya puesto que cada uno tiene su forma de ver las cosas. Pero creo que este artículo no tiene ninguna componente sexista.

    El hecho de la identificación de las mujeres con las tetas que denuncias, no es un caso de la parte por el todo. Creo que se puede ver claramente que es un artificio para relacionar el título del artículo con la etiqueta “lunesTetas”, sin más. Y creo que está claro puesto que no vuelve a hacer ni sugerir tal identificación en todo el artículo. Es simplemente una manera de provocar y hacérselo venir bien para vincular título y etiqueta.

    Personalmente, creo que si se hubiese hecho algo similar con pollas y hombres, identificando únicamente dicha unión mediante el título, nadie se hubiese ofendido sino que se hubiese interpretado como algo divertido y ya está. Pero eso también es una opinión personal.

    Simplemente quería transmitirte mi forma de verlo.
    Un saludo,
    Laura

    • Bueno no sé, tampoco creo que haya sido tan exagerada, simplemente me pareció inapropiado una cosa. Quiero que quede claro que ni pedí que se retirara el artículo, ni que se retirara el hastag, ni llevar al paredón a nadie, ni siquiera le había dado más importancia (sólo lo comenté en el post de un amigo y personalmente con otro) hasta que la gente que opina diferente empezó a llamarnos “Meapilas, Puritanos, etc.” Utilizo mi blog para expresar con mayor tranquilidad mi opinión y antes de hacerlo hablo con otra gente para estar segura de no exagerar. Y eso es lo que he hecho. Trabajo en otro país con compañeros de diferentes nacionalidades y cuando comenté la situación al 100% le pareció inapropiado, a muchos el hastag le pareció ridículo y las conclusiones del artículo no del todo correctas. Y tengo la tremendisima fortuna de trabajar en Exploración Espacial y en Ciencias Planetarias. Lo que mencionas es que viceversa JAMAS se hubiera hecho. Si las posibilidades de un #LunesTetas y un #LunesPollas hubieran sido 50-50 tendría que callarme la boca pero todos sabemos que no es así. Que el #LunesPollas sólo salió hace un par de días porque supongo que más gente se quejó.
      Este hastag de todas formas me recuerda a cuando estaba en la universidad y para promocionar las fiestas ponían SEXO en grande en sus carteles.
      Un saludo,
      Abi

  4. Hola Abigail,
    El #lunesPollas se hizo efectivo debido al comportamiento, en mi opinión totalmente inapropiado, de la Unidad de Igualdad de la Universidad de uno de los convocantes. El propio divulgador explicó lo sucedido en su blog: http://elprofedefisica.naukas.com/2015/01/15/las-secuelas-del-lunestetas/
    He puesto “se hizo efectivo” porque en cuanto se propuso el #lunesTetas ya se habló de hacer un #lunesPollas, lo que ocurre es que no se concretó.
    Respecto a la opinión de los demás, creo que mucha gente no se percató de ello ni lo hubiese hecho de no ser por este post. Lo cual no significa que me parezca mal que lo hayas escrito, todo lo contrario. Me parece normal y necesario que uno exponga las cosas que le parecen importantes o que cree que se deben resaltar. Yo iba a hablar de ello pero al leer a Teresa ya no me ha hecho falta porque secundo totalmente su manera de ver el tema: https://nomegustanloscentollos.wordpress.com/2015/01/15/tetas-pollas-y-divulgacion-cientifica/

    Por lo que hace referencia al hashtag, confieso que en ningún momento me planteé participar para ganar visitas puesto que las visitas importantes son las que repiten, no las que entran en un día puntual por una llamada graciosa. Simplemente lo encontré provocador y divertido, y, si me apuras, me hizo ilusión participar siendo mujer porque era un signo de normalidad porque en otro lugar o en otra época, desgraciadamente no sería posible que una mujer participase de algo así.

    En fin, lo dicho, no me enrollo más, que cada uno tiene su criterio y su forma de ver las cosas.
    Te felicito por tu trabajo, seguro que es verdaderamente interesante.

    Un saludo,
    Laura

  5. Hola. Seguramente este comentario no aporte mucho, pero como dije por Twitter de hacerlo y aún veo confusión allí, pues ahí va.

    Yo he de decir que el artículo de Daniel no me pareció machista. Leyéndolo entendí que uno de los problemas principales era la sensibilidad del tejido mamario a la radiación, y veía justificada la elección del tema para la iniciativa de divulgación científica sobre estas glándulas. Sin embargo, leyéndote veo que, estando mucho más metida en el asunto que alguien más lego como yo, tienes muy en cuenta que hay muchos más tejidos afectados y no es ese el único factor, y además la conclusión de su post podría no ser correcta. ¿Tal vez (y aquí es simple especulación por mi parte) esa mayor familiaridad sobre el tema haya hecho que considerases la radiación de forma más automática sobre la totalidad del cuerpo, y eso haya llevado a que mencionar explícitamente las tetas produzca la impresión de tomarlas por el todo? Es sólo una explicación que me vino a la cabeza para las impresiones diferentes que provoca el mismo texto, pero podría estar yo equivocado.

    La iniciativa #lunesTetas en sí, como idea, no me pareció algo a priori ofensivo, y de hecho de las entradas que leí hubo muchas (como la de Daniel) que en mi opinión trataron el tema de forma bastante respetuosa y con las que aprendí muchísimo. Pero tal vez el planteamiento podría haberse hecho de otra forma. Cuando uno va desde el post de Daniel a la explicación de la convocatoria, se encuentra con un texto del estilo de “Estábamos el otro día varios (todos varones heterosexuales) hablando del culo de la Kardashian y se nos ocurrió escribir sobre tetas”. Otros textos participantes también tenían tonos similares y caían en la objetificación de la mujer. Y la impresión que puede dar hacia fuera el ver un grupo de científicos opinando así de estos temas es la de que la ciencia es un “boys’ club”*. Algo bastante dañino, que ya se trató con la actitud de Matt Taylor, y que aquí explican mejor que yo:
    http://blogs.scientificamerican.com/doing-good-science/2014/11/17/the-rosetta-mission-shirtstorm-was-never-just-about-that-shirt/
    De hecho, el responder a la universidad de Granada escribiendo una tanda de posts sobre penes creo que podría ser haber entendido mal las críticas. A mí me parece perfecto que se haga, como venía planteándose nada más surgir la idea del #lunesTetas. Pero como dije en Twitter, no fue el hecho de escribir sobre tetas lo que podía resultar machista, sino el cómo se tratase el tema en los posts. Y escribiendo sobre penes también se puede ser machista, de modo que el #lunesPollas no anula el posible sexismo de #lunesTetas como se estaba planteando (incluso vi algún “El que quiera que se una, y el que no que calle”).

    En fin. Lamento muchísimo haber soltado todo este rollo, pero son cosas a las que llevaba dando vueltas estos días.

    ¡Un saludo!

    *Sé que bastantes mujeres participaron escribiendo también y que no les molestó el planteamiento, pero al estar hablando de primeras impresiones creadas fuera de ese ámbito, tiene poca relevancia…

    • Muchas gracias por tu “rollo” Lord Sapiens 😉
      La verdad que yo no me entere que paso con la Universidad de Granada porque sinceramente a priori el #LunesTetas no me parecio para tanto aunque sigo sin ver lo divertido y campechano del hastag, como tampoco se lo veo al #LunesPollas. Me parece algo muy de parvulitos.
      Respecto al articulo, ademas de lo que ya comente y no me voy a repetir, la conclusion que saco es que las mujeres no iremos las primeras a Marte porque tenemos tetas. Y eso es una conclusion simplista y equivocada. Solo hay que leer http://spaceradiation.usra.edu/irModels/TP-2013-217375.pdf para darte cuenta que el genero es una parte de todo el proceso de calculo de riesgo de cancer, es mas, las glandulas mamarias son una parte, de una parte del calculo. Por ejemplo en segun que circunstancias una mujer podria tener menos riesgo de cancer que un hombre (origen, fumador o no, edad, antecedentes,…). El simplificar conclusiones ademas puede dar lugar a, segun que personas, justificar la no eleccion de mujeres como astronautas e incluso a pensar que la NASA tiene ese criterio, y no es cierto, lo utiliza como parte de un calculo mucho mas amplio. No es el primer post con el que me encuentro que justifica que no haya mas mujeres astronautas a este hecho. Lo que me lleva a pensar que las mujeres debemos tener riesgo de cancer por radiacion en la Tierra tambien porque en mi corta experiencia como cientifica en el ambito espacial existe una gran diferencia en el ratio hombre- mujer tanto en ciencia como en ingenieria. De hecho creo que este es uno de los principales factores por los que no haya mas astronautas mujeres, porque realmente tambien se necesitan mas mujeres cientificas e ingenieras.
      Por ultimo yo no comparti la caza que se le hizo a Matt Taylor. Aunque puede que sea porque le tengo un cariño especial porque es muy agradable, cercano y divertido (y le gusta Cannibal Corpse yeah!). A diferencia de muchos de traje y corbata en seguida está dispuesto para ir a tomar algo, no es para nada sexista y esa camisa la eligio simplemente porque era su camisa favorita. Bueno y a mi me encanta el rollo pin up. 😀
      Un saludo 🙂

      • ¡Gracias por la información!

        Lo de la universidad de Granada fue esto: http://elprofedefisica.naukas.com/2015/01/15/las-secuelas-del-lunestetas/

        Y sí, con Matt Taylor quedó claro bastante pronto que lo hizo sin maldad ninguna y sin pensar que podría interpretarse como objetificación. Ya el artículo que enlacé deja claro en el título que él acabó siendo casi lo menos importante de toda la discusión posterior 🙂

        Sobre las mujeres astronauta y el viaje a Marte, mientras leía el artículo de Daniel no dejaba de pensar en esto que había leído anteriormente, y las ventajas que comenta sobre mandar una tripulación compuesta entera o mayoritariamente de mujeres. Resultaba algo chocante comparar ambos enfoques: http://www.slate.com/articles/health_and_science/space_20/2014/10/manned_mission_to_mars_female_astronauts_are_cheaper_to_launch_into_outer.single.html
        ¿Qué opinión tienes de ello? 😀

      • Hombre me parecería exagerado hacer una reclamación formal sobre el tema o que la Universidad de Granada hiciera algo. Pero creo que comentar lo que no gusta es otra cosa.
        Por otro lado y el articulo de stale.com me parece muy interesante, sobre todo lo de la ingesta de calorias y el factor psicológico. Durante mi master tratamos ligeramente la proporción hombres-mujeres ideal en una mision y me pareció muy simpático. NO recuerdo muy bien pero al parecer psicólogos consideraban que no era aconsejable una tripulación formada exclusivamente por hombres o solo por mujeres, tampoco que hubiera sólo un hombre. Lo que sí bajo ninguna circunstancia aconsejaban (y recuerdo muy bien el énfasis) era una tripulación formada por hombres y una sola mujer. Había otras cosas pero la verdad tendría que volver a mis apuntes para acordarme.
        YO soy bastante escéptica de la utilización de análogos para las misiones espaciales. Me parece interesante para hacer ciencia o probar prototipos por supuesto, como Rio Tinto, Islandia, etc. pero para factores humanos lo dudo más. Ahora mismo dos compañeros de máster están ahora en Utah en la Mars Desert Research Station (MDRS)!! Colaboré en alguna de esas misiones y me consta que las restricciones las llevan muy de esa manera… No respetan los tiempos de presurización ni descontaminación, a veces dejan abiertas las ventanas, tampoco tienen el mismo estress ya que no hay riesgo de muerte, y saben que después de 2 semanas vuelven a la realidad. Personalmente me parece una manera muy divertida de pasar 2 semanas.
        BTW Me hace gracia que mencionen a Soyeon Yi! La conocí personalmente en el 2011 durante un programa de verano en estudios espaciales. Su experiencia me pareció interesantísima, además ella es muy graciosa contándolo.

    • ¡Hola! Yo fui de los que te respondieron en ácido 🙂 Pero leyendo después esta entrada, pienso como darksapiens que quizá haya resultado de un punto de partida muy distinto entre tu base de conocimiento y la de un lego como nosotros. Yo entendí perfectamente el mensaje que nos quiso transmitir (y que tú complementas en esta explicación) y además, conociendo el impecable trabajo de Daniel con el resto del blog, no había lugar a cualquier malentendido que menospreciara en lo más mínimo al papel de la mujer.

      Sin más que agradecerte la aclaración, y corroborando que el #lunesPollas se sugirió (como #lunesPene) el sábado 10 (el #lunesTetas en sí fue el pasado lunes 12) aunque se oficializó algo después y se “virulentó” tras el triste episodio de la UGR, te invito a que pienses en qué podrías divulgar, desde tu privilegiada experiencia, que pueda tener relación con los penes (o las pollas) o algún juego de palabras relacionado con ellas. De hecho, me encantaría saber si el glande también tiene el mismo riesgo de radiación (que supongo que sí, pero al tener menos volumen -sobre todo si hace frío- será menos problemático).

      (Por cierto, la expresión “vaya campo de nabos” es muy usual para describir lugares donde hay mucha afluencia de tíos. Supongo que donde trabajas será “Such a field of turnips!” o algo. De hecho también sería genial una entrada sobre la preponderancia del papel masculino en el mundo aeroespacial y desglosar los problemas que has dejado entrever en este texto.)

      Un salido. Digo, un saludo. Paz y humor.

      • Hola Emilio!!
        Gracias por tu comentario. No soy una experta asi que no sé el riesgo de cancer del pene de por si. Lo que si es que los hombres tienen mucho mas riesgo de cancer de colon y de vejiga en el espacio (y obviamente de prostata) que las mujeres. Además no se trata sólo de cuanta radiacion se recibe (dosis) sino del tipo de radiacion y los materiales que traspasa, el tipo de tejido, su volumen, etc.
        No se me ocurre absolutamente nada científico que pudiera divulgar sobre penes. Y la verdad que yo prefiero mantenerne al margen del hastag 😉 Sobre preponderancia de los hombres en las ciencias espaciales es algo sobre lo que llevo pensando y decididamente quiero escribir en el futuro, pero para eso necesito mucho tiempo para documentarme y ultimamente ando un poco estresada para ponerme a ello.
        Un saludo. 🙂

  6. Mmm… Hay otro motivo por el que hay muchos mas astronautas hombres que mujeres, y es el hecho de que la inmensa mayoría de astronautas y cosmonautas son ex pilotos militares de una u otra manera. Ahora mismo hay seis tripulantes en la ISS y la única “civil” es, precisamente, Serova. Así que, dado que las mujeres han entrado relativamente muy tarde en este campo, podríamos hablar no de discriminación hacia ellas, sino hacia los civiles.

    • Efectivamente. Aunque yo casi mejor diría que hay poca presencia de mujeres pilotos en las fuerzas armadas para comenzar y pocas mujeres ingenieras en general. Si hubiera más mujeres pilotos no habría esa desigualdad en cuanto a número, aunque hubiera más presencia ex-militar que civil. Un saludo y muchas gracias por comentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s